Ardiles y Villa empujan desde la historia el sueño del Tottenham de Pochettino

Ardiles, Pochettino y Villa: el nexo argentino a través de la historia del Tottenham
Ardiles, Pochettino y Villa: el nexo argentino a través de la historia del Tottenham Crédito: @SpursOfficial
Cristian Grosso
(0)
27 de mayo de 2019  • 23:35

Nacieron en agosto de 1952. Osvaldo el 2, Ricardo Julio el 18. Naturalmente, tienen la misma edad, 'Ossie' y 'Ricky' andan por los 66 años. Se marcharon juntos para Inglaterra después de Argentina '78. Ilustres campeones del mundo, fueron los primeros extranjeros en Inglaterra, una rareza que despertaba recelos y hasta en el Parlamento británico hubo voces críticas. Ellos nunca habían escuchado hablar de ese club, Tottenham, que acababa de ascender. A Villa le tocó el número 5 y Ardiles llevó la 7. Pagaron 750 mil libras esterlinas, aproximadamente un millón de dólares hoy. Sí, por los dos.

No entendían nada. Ardiles había tenido inglés 3 años en la secundaria y su padre le había pagado algunas clases particulares., se las ingeniaba para más o menos leer los diarios. Copiaban los ejercicios mirándolos a sus compañeros. "Parecíamos monitos", bromea Ricardo. Daban ventajas, sin dudas. Todavía se divierte Villa cuando recuerda que el día de la presentación en los Spurs, el pantaloncito le quedaba enorme a Osvaldo. Él, con su 1,85 metro, evitó sonrojarse.

Con Villa se confundieron y se trató de un fantástico error. 'Ricky' había jugado dos medios tiempos en el Mundial, y como en Inglaterra se publicitó una imagen suya pegándole una patada a un brasileño en el 0-0 en Rosario, creyeron que era un volante áspero y batallador. Pero Villa era exquisito, lo entendieron más tarde y lo recordarán por siempre porque un gol suyo fue elegido como el mejor de todos los que se marcaron en Wembley durante el siglo XX. ¿Y Ardiles? Se trató de un futbolista adelantado para su época, un todocampista que les mostró a los ingleses que este deporte se podía jugar al ras del piso.

A Villa le costó mucho el desarraigo, extrañaba los amigos, sus costumbres, su Roque Pérez natal. Igual, estuvo cinco años, pero acepta que sin 'Ossie' no hubiese resistido mucho tiempo. Ardiles pensaba que iba por tres o cuatro temporadas y volvía a la Argentina para completar los estudios de abogacía que había empezado luego de la secundaria. La vida lo sorprendería a 'Ossie', si hasta sus hijos se casarían con inglesas. "La cigüeña lo tiró mal a Osvaldo., no era en Córdoba, era en Londres", bromea Villa.

Ricardo cuenta con orgullo haber sido compañero en los Spurs del mítico arquero Ray Clemence y del volante Glen Hoddle, y haberse enfrentado con el delantero Kevin Keegan. Algunos hinchas todavía lucen una camiseta con una imagen que es la mezcla del rostro de Villa con el 'Che' Guevara. Ardiles, directamente, es una leyenda. Fue incómodo vivir en Londres antes, durante y después de la guerra de Malvinas, pero nunca nadie los agredió. Una vez, ante Leicester, en el viejo estadio White Hart Lane, los hinchas visitantes comenzaron a gritarles uhhhhhhhhhhhh! cada vez que tocaban la pelota, pero los fanáticos de los Spurs tomaron la escena con un atronador "¡Argentina, Argentina!". En esos tiempos, en la tribuna local podía leerse una pancarta muy especial: 'Quédense con las Falklands. Nosotros tenemos a Ardiles'. El 7 de febrero de 2008, Ardiles y Villa fueron incluidos en el Hall of Fame del Tottenham. Momentos increíbles de una vida juntos. Ayer, hoy. Siempre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.