Día de gloria para Van Niekerk, el sudafricano señalado para animar al atletismo en la era post-Bolt