A 25 años de la muerte de Ayrton Senna en el GP de Imola: el accidente que forjó la leyenda

Fuente: Archivo
Alberto Cantore
(0)
30 de abril de 2019  • 23:59

Para una gran parte de los amantes de la Fórmula 1, Ayrton Senna fue y seguirá siendo el mejor piloto de la historia. No es una cuestión de títulos ni de estadísticas, el impacto de su muerte, el 1° de mayo se cumple el 25to aniversario, trascendió la barrera del automovilismo. El circuito de Imola fue el escenario del fatídico fin de semana: el paulista, uno de los más carismáticos hombres que transitó el paddock y también quien alteró el devenir de la disciplina, dejó una huella antes y después del escalofriante accidente que apagó su vida, cuando el indócil Williams FW16 con el N°2 se estrelló contra el muro exterior de la tristemente célebre curva de Tamburello, a 216 kilómetros por hora. Senna es una leyenda y muchos campeones del mundo se inspiraron en él, a quien observaban con detenimiento y admiración en una pantalla de televisión. Senna corrió, ganó, fue tres veces monarca, un piloto tremendamente competitivo y con calidad incuestionable, pero que no pudo torcer el destino: cinco años antes, junto a Gerhard Berger, intentó modificar la trayectoria de aquella curva del Gran Premio de San Marino, pero el curso del río Santerno, que discurre por detrás, lo impedía. La misma curva que resultó un milagro para las vidas de Nelson Piquet, Berger, Michele Alboreto y Riccardo Patrese, fue una trampa para el brasileño.

Fue el fin de semana más negro de la F1. El viernes 29 de abril, Ruben Barrichello se despistó en la Variante Bassa y protagonizó un fortísimo accidente durante las pruebas libres; Senna lo visitó en el hospital y quienes lo acompañaron lo observaron inquieto, conmocionado y ansioso. Al día siguiente, Roland Ratzenberger perdió el control del Simtek al rompérsele un alerón en la Curva Villeneuve y golpeó de frente contra el muro a más de 300km/h. El golpe del piloto austríaco, que debutaba en la F1 en esa temporada, fue brutal y fatal; la muerte fue casi instantánea a causa de la violenta desaceleración. Senna fue al lugar del accidente y eso le valió una advertencia de la FIA y de la dirección de la carrera. Ya había registrado la pole, la N°65; se recluyó en la parte trasera del box y lloró sin consuelo. Senna, esa noche, habló con su novia Adriane Galisteu y le confesó, de manera premonitoria, sus temores, la inseguridad de participar en el Gran Premio.

Fuente: Reuters - Crédito: Luis DOray

Horas antes de la carrera, el 1° de mayo, Senna visitó a Alain Prost, que dialogaba con los medios. Los mecánicos no observaron comportamientos diferentes, cambios de rutina: llegó temprano al warm-up, regresó al motorhome; conversó con Niki Lauda y Berger. Demoró más de lo habitual en dejar el garaje. Pidió una bandera austríaca, porque estaba confiado en que ganaría el Gran Premio y homenajearía a Ratzenberger.

La largada del Gran Premio fue caótica, agitada: Pedro Lamy (Lotus) se llevó por delante a Jarvi Lehto (Benetton); la prueba se interrumpió, aunque con Auto de Seguridad. El relanzamiento llegó en el giro seis, la última vez que Senna pasó por la torre de control aventajaba por 675/1000 a Michael Schumacher.

Fuente: AFP - Crédito: AFP

Un cuarto de siglo después de la muerte, nadie sabe realmente qué disparó el accidente. Ni el juicio sustanciado pudo develar el misterio y esa tarea es imposible: el Williams FW16-Renault fue devuelto a la escudería de Grove casi ocho años después del accidente y no quedaron rastros: Williams devolvió el motor V10 a Renault y destruyó los restos.

El 16 de septiembre de diciembre de 1997, el juez Antonio Costanzo pronunció un veredicto: el accidente se había producido por la rotura de la columna de dirección modificada por Williams, una tarea que se hizo antes del inicio de la temporada por pedido de Senna, que deseaba mayor espacio en el cockpit. Pero la Corte de Apelaciones de Bologna falló en 1999 y desautorizó al juez Costanzo, aunque no ofreció ninguna teoría particular.

Ayrton Senna: a 25 años de su trágica muerte
Ayrton Senna: a 25 años de su trágica muerte Fuente: AFP

Los rumores sobre las falencias reglamentarias del casco que utilizó ese día Senna alimentaron el morbo, como también si la columna de dirección se rompió por el accidente o fue la que lo causó. Lo único real es que la muerte la ocasionó un trozo de suspensión que entró por el visor del casco. El corazón siguió latiendo y fue mantenido con vida hasta llegar al hospital Maggiore de Bologna, donde se lo declaró muerto a las 18.40, cuatro horas después del accidente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.