El triunfo de Norberto Fontana, el negocio de Guillermo Ortelli