En una clasificación accidentada, Daniel Ricciardo se quedó con la pole en Montecarlo