Fórmula 1. Carlos Sainz y el Gran Premio de España: entre la paciencia y la necesidad de resurgir

Carlos Sainz, este viernes, girando con su McLaren. Intentará en el Gran Premio de España romper el hechizo y recuperar el protagonismo que demostró en la temporada pasada; el quinto puesto en el Gran Premio de Austria es el mejor clasificador del madrileño en 2020
Carlos Sainz, este viernes, girando con su McLaren. Intentará en el Gran Premio de España romper el hechizo y recuperar el protagonismo que demostró en la temporada pasada; el quinto puesto en el Gran Premio de Austria es el mejor clasificador del madrileño en 2020 Fuente: Reuters
Alberto Cantore
(0)
14 de agosto de 2020  • 13:00

Recuperar las sensaciones del pasado es un objetivo inmediato para Carlos Sainz. El Gran Premio de España, en el circuito de Montmeló, en Barcelona, asoma como la cita ideal para relanzar su rendimiento, recobrar la confianza y devolverle el protagonismo que el madrileño extravió en esta atípica temporada de la Fórmula 1. El calendario se convirtió en una trampa: el plan de rescate que McLaren ensayó para evacuar a sus pilotos apenas se conoció que integrantes del equipo dieron positivo en los test de Covid-19, en Melbourne, el confinamiento en la casa de sus padres en Madrid, el retorno a Gran Bretaña para iniciar las tareas para la actual campaña y la negociación que determinó que será el reemplazante de Sebastian Vettel en Ferrari, en 2021. Una aventura trepidante para un piloto de 25 años, un obsesivo del trabajo, pero que no encuentra respuestas para este oscuro presente.

La doble fecha en Silverstone, con los 13ros puestos en el Gran Premio de Gran Bretaña y el 70 aniversario, terminó de desdibujar a Sainz, que arrastraba dos novenos lugares en los GP's de Hungría y Estiria. Apenas podría rescatar la 5ta ubicación en el estreno en el GP de Austria, el 5 de julio. Muy poco, una cosecha deficitaria, por lo que ilusionarse con un podio -marcó uno, en Brasil 2019- es viajar demasiado lejos, abstraerse de la realidad. Pero romper el hechizo es una urgencia para el piloto y en particular para la escudería, que lo empujó a lidiar con una problemática que el año pasado no estaba y que se hace más nítida porque su compañero de garaje, Lando Norris, lo doblega en puntos en el campeonato y lo arrastra en las qualy.

Carlos Sainz en Montmelo, donde este viernes arrancó la acción de la Fórmula 1
Carlos Sainz en Montmelo, donde este viernes arrancó la acción de la Fórmula 1 Fuente: AP

Sin desprolijidades de manejo, los desajustes para Sainz se evidencian en los pit stops y cada falló tuvo una razón diferente, aunque igualmente de desmoralizante para el piloto. "Un fallo en el sensor mecánico, un error humano, mala suerte en el tráfico. le puede pasar a cualquiera, aunque a mí me costaron muchos puntos. Las paradas en los boxes son tan importantes como la aerodinámica, son segundos que se pierden. Sé lo que cuesta ganar un segundo en pista y lo poco que me cuesta perderlo en los boxes", se lamenta el hincha de Real Madrid.

La idea de que la primera jornada sirviera para marcar un antes y un después, para entrar en una tendencia positiva, se desplomó con el cambio de chasis, después de un problema de refrigeración que descubrió el equipo en Silverstone. "Todavía existen algunas discrepancias entre los autos. El mío tiene menos refrigeración. Estamos teniendo que correr con los conductos más abiertos, lo que nos cuesta bastante tiempo por vuelta aquí. Así que todavía no llegamos al fondo del problema. Necesitamos seguir buscando, porque en este momento es un gran signo de interrogación. No encontramos una respuesta y ya modificamos prácticamente todo en el auto, así que empezamos a quedarnos sin opciones", admite el hijo de Carlos, bicampeón mundial de Rally y vencedor en tres oportunidades del Rally Dakar.

El trazado de Barcelona es el escenario de las pruebas de pretemporada, aunque la F.1 nunca se presentó en este escenario fuera del mes de mayo, por lo que la temperatura será un factor a analizar, después del deterioro que sufrieron los neumáticos en Silverstone. Sainz fue uno de los que padeció la rotura de la goma en el GP de Gran Bretaña, cuando el desempeño lo alentaba a arribar en el quinto puesto. "No vemos las ampollas que vimos en Silverstone, así que potencialmente tenemos algo más de margen con los neumático, pero sí descubrimos bastante degradación y sobrecalentamiento en los compuestos, así que va a ser un fin de semana complicado", reveló, quien se mostró con escaso agarre con el compuesto duro. Sobre la carrera, el madrileño agregó: "Tenemos que analizar la estrategia y ver qué podemos hacer porque por el momento parece que será una carrera dura".

Sainz terminó séptimo en la segunda tanda de ensayos en el circuito de Montmeló

Cinco veces visitó con la F.1 el circuito de Montmeló. Tres con Toro Rosso, equipo con el que logró un 6to puesto, el mejor resultado en el dibujo catalán; fue 7mo con Renault en 2018 y 8vo con McLaren, en 2019. "El año pasado fallamos en el último sector, pero ahora vamos de cero y con la única intención de terminar dentro de los puntos", analiza Sainz, que desea que el Gran Premio en casa se convierta en una plataforma de lanzamiento para recobrar el brillo y no llegar esmerilado a fin de temporada, cuando tenga que armar las maletas para trasladarse a Maranello.

Con Norris, una relación particular

El compañero de equipo es el primer rival para cualquier piloto de cualquier categoría del automovilismo. Es el único que compite con los mismos elementos, por lo que ganar esa pulseada es la primera batalla que se libra en una carrera. En 2019, Lando Norris se impuso 11-10 en las pruebas de clasificación, pero Sainz se enseñó más regular y consistente en el manejo en la carrera, al punto que logró su único podio en 107 Grandes Premios y lo superó 96 a 49 en el puntaje.El nuevo ciclo tiene al británico como guía de la pareja: se impone 4-1 a en las clasificaciones, tomó rédito de las problemáticas que padeció el madrileño con una ventaja de 23 puntos en el campeonato -38 a 15- y ya firmó su primer Top 3 en el GP de Austria, donde marcó una última vuelta de ensueño: récord de la carrera, que le permitió desbancar a Lewis Hamilton (Mercedes) del podio, ya que el seis veces campeón fue penalizado con 5 segundos por un toque con Alexander Albon (Red Bull Racing).

Carlos Sainz y Lando Norris, dos pilotos con una relación particular que posibilitaron el resurgimiento de McLaren
Carlos Sainz y Lando Norris, dos pilotos con una relación particular que posibilitaron el resurgimiento de McLaren Fuente: AFP

De los dos, Norris asoma más extrovertido: de solo 20 años, la química con Sainz siempre resultó singular. "Antes de 2018, nadie tenía la misma perspectiva de Carlos hasta el año pasado. Realmente brilló mucho más y su personalidad relució mucho más", señala el británico, que en la próxima temporada tendrá como compañero de equipo al australiano Daniel Ricciardo, ahora en Renault. El equilibrio entre las dos piezas que eligió Zak Brown el año pasado para McLaren no es una pose: el intercambio es magnífico y los dos compiten en el simulador en el hospitality del equipo cada jueves de carrera. Dos días atrás, juntos pintaron los cascos para una fundación benéfica de Reino Unido.

La futura partida de Sainz a Ferrari y el desaliñado inicio de calendario para la Scuderia fue un tema que Norris, con su habitual frescura y gracia, no dejó pasar, aunque el británico sabe que en la F.1 los equipos históricos y con millones de euros para desembolsar tienen mejores márgenes para recuperarse. "Se hicieron bromas, pero nada que esté afectando a Carlos. Sé cómo funciona el karma y con qué facilidad las cosas pueden ir en sentido contrario", relató, sobre la aparición de algunos memes dentro de la estructura de Woking.

"Los pilotos son muy competitivos, tienen que serlo, y está muy claro que tienen grandes egos: Les permitimos competir libremente y no interferir como equipo, siempre y cuando no haya una razón clara para cambiar de posición, debido a diferentes estrategias o debido a diferente rendimiento del auto", analiza Andreas Seidl, el jefe de equipo de McLaren, el hombre que convive con Sainz y Norris y que intenta que la estructura saque rédito de dos jóvenes con talento, competitivos y que juegan en equipo.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.