El escenario. Los Mini imponen una máxima superioridad