La carrera de fondo de la Fórmula 1: cómo Ferrari y Mercedes se copian