Una lista negra de 64 víctimas entre pilotos, técnicos, periodistas y público