Banfield: acentuó la caída de Chacarita

Con goles de Moreno y Fabianesi y Colautti, triunfó como local por 2 a 1; Pena descontó para el equipo de San Martín
(0)
12 de mayo de 2003  

Dominante y sereno, ante un rival nervioso, Banfield logró su segunda victoria consecutiva al derrotar por 2 a 1 a Chacarita, que no encuentra respuestas futbolísticas, a pesar del debut del entrenador Carlos Babington.

Desde el primer minuto de juego quedaría en claro quién sería el principal protagonista del partido: un taco de Moreno y Fabianesi habilitó a San Martín, que ingresó al área funebrera y su remate lo despejó Almandoz en la línea.

El dominio territorial del equipo local, plasmado en la solidez de dos mediocampistas centrales (San Martín y Pablo Fernández) y la habilidad de dos volantes que lastimaban por las bandas (Moreno y Fabianesi y Walter Jiménez), desencadenó el primer grito. A los 17 minutos, Galarza cruzó de derecha a izquierda un pase largo para el Lorito Jiménez, que pisó el área en velocidad y Furios (más dubitativo que nunca) lo derribó. Penal, que Moreno y Fabianesi transformó en festejo albiverde, con una fuerte ejecución al medio del arco.

Chacarita, desconcertado, no despertaba de su modorra . Y Banfield aprovechó las ventajas. Además, un inspirado Moreno y Fabianesi crecía y cubría todos los sectores: más allá de la elegancia que exhibía al jugar, no ahorraba esfuerzos para pelarse las rodillas y recuperar pelotas a la deriva.

Banfield pudo haber comenzado a definir el encuentro cuando a los 37 minutos se vio beneficiado con otro penal, esta vez por una infracción de Almandoz al movedizo Colautti. Por invasión de zona, Moreno y Fabianesi debió ejecutar tres veces la falta, que terminó atajando el Mono Navarro Montoya.

A pesar de desperdiciar una chance inmejorable, el ganador no se cayó anímicamente y -otra vez- Moreno y Fabianesi condujo un ataque: tras una excelente diagonal, habilitó a Jiménez, que ante el rápido achique de Navarro Montoya, picó la pelota de zurda y se estrelló en el travesaño. El delirio de los hinchas de Banfield no cesaba.

En el segundo período, Chacarita continuó con la misma pobreza técnica. Encima, tenía que lidiar contra los insultos de su gente y su conductor, Matías Delgado, que se mostraba displicente.

A los 16, Colautti sentenció de cabeza a Navarro Montoya, luego de un centro tres dedos de Jiménez.

La ira explotó en la tribuna visitante; alteración que invadió a cada futbolista de Chacarita.

Cómodo y satisfecho, el Taladro controló hasta el final. Sólo quedó lugar para un golazo de Pena, de tiro libre, a los 46, que de poco sirvió. Feliz, Banfield festejó un triunfo sin exigirse al máximo.

Amenazas para los jugadores

Todo le sale mal a Chacarita. Los jugadores, durante la semana, fueron amedrentados por la barra brava en el predio del Sindicato de Gastronómicos, en Ingeniero Maschwitz. Ayer, continuaron las amenazas: "Pongan h..., si no van a cobrar", gritaron en la popular. A los 21 minutos del segundo tiempo, el partido estuvo suspendido dos minutos porque algunos hinchas del club de San Martín se subieron al alambrado. Los insultos seguían: "Váyanse todos la p...". Los blancos predilectos fueron Iván Furios y Carlos Babington, DT que se presentó ayer y nunca ganó en un debut (perdió 6 y empató 2). El entrenador dijo: "Es lógico que la gente desapruebe al equipo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.