Rumbo a Londres 2012. El camino más difícil