The Last Dance. Michael Jordan, su propio antagonista: cómo la serie muestra la personalidad del "imbécil" más voraz

Fuente: AFP
Diego Morini
(0)
11 de mayo de 2020  • 15:30

Cada detalle de la vida de Michael Jordan es un laberinto apasionante que parece nadie antes pudo explorar en profundidad. Sin embargo, en la serie-documental The Last Dance es posible conocer cómo se vinculaba con sus compañeros y lo despiadado que podía ser con ellos si por delante tenía como objetivo ganar. No se oculta, en su reflexiones se justifica y quienes compartieron aquella etapa en Chicago Bulls hasta aceptaron que era parte de la personalidad de MJ. Pero lo real es que en el documental se desnuda a su Majestad, se lo muestra miserable en sus actitudes y cuando lo presionan sobre aquellas acusaciones, hasta se termina por quebrar y pide que corten la grabación por unos minutos.

Siempre se puso por delante un objetivo y fue por él. Nada lo iba a detener. Los rivales eran el combustible perfecto: Gary Payton, Patrick Ewing, el entrenador George Karl... También lo fueron sus ex compañeros B.J Armstrong y Horace Grant. Pero era todavía más cruel con los que compartía equipo y las presiones que le bajó a Scott Burrell fueron desmedidas. Lo burlaba, lo minimizaba, lo desafiaba y hasta desestimaba que pudiera hacer algo. Jordan explicó que era lo necesario para sacar lo mejor de su compañero, confiesa que buscaba que reaccionara Burrell, pero jamás logró esa mala actitud. Todo lo contrario, se comportó como "un caballero", reconoció Scottie Pippen. "Te presionaba para que llegue a si nivel, pero creo que nunca Michael se dio cuenta que era imposible llegar hasta su nivel", dijo Burrell.

En esa relación se expuso como nunca a MJ y lo mostró con su costado más complejo: "Si en entrabas al equipo jugabas bajo mis estándares y yo no iba a aceptar nada diferente ¿Eso quería decir que tenía que presionarte para que lo hagas? Entonces, lo hacía. Si le preguntas a mis compañeros te pueden decir ' Micheal Jordan jamás te pedía que hicieras algo que él no hacía'. Cuando la gente vea todo esto pensará 'Entonces, Jordan no era bueno con sus compañeros y era un tirano'. Ese eres tú porque nunca ganaste nada. Quería ganar, pero también que ellos ganaran y sean parte. Así jugaba al básquetbol esa era mi mentalidad. Si no quieres jugar así, no juegues así", dijo MJ y pidió una pausa invadido por la emoción.

Pero sus formas no parecieron nunca las más agradables. Porque el propio Phil Jackson reconoció que Jordan en los entrenamientos se ponía agresivo y maleducado. Incluso, su compañero Jud Buechler reconoció que Jordan se ponía tan odioso que: " Metía miedo si agresividad por ganar. Nosotros, sus compañeros le teníamos miedo. El miedo que metía era imponente". Y Will Perdue fue muy claro: " Digamos las cosas como son: era un cretino, era un imbécil. Se pasó muchas veces de la raya. Pero a medida que pasa el tiempo y piensas lo que él hacía para lograr lo que logramos, en realidad piensas: 'Sí era un gran compañeros de equipo".

Las historias hasta lo pusieron cara a cara con Steve Kerr. Eran compañeros de equipo y en una práctica se enfrentaron tan duro, Jordan insultó tanto a su compañero que terminó todo a los golpes. Kerr le dio una trompada en el estómago a Jordan y MJ le devolvió un golpe en un ojo. Phil Jacksomn echó de la práctica y al 23 de los Bulls, que horas después le pidió disculpas a Kerr. Desde allí la relación entre ellos creció como nunca antes.

Para Scottie Pippen la mirada era un poco diferente a la de la mayoría y hasta creía que era necesario ese Jordan: "Yo necesitaba que él fuera el tipo malo, el duro". Mientras que Phil Jackson aceptó que tuvo que lidiar con esa personalidad de MJ: "Muchas veces tuve que hablarle para bajar su ansiedad, sus tratos y explicarle que debía comportarse como un verdadero capitán".

Un Jordan menos Dios y más villano. Su Majestad en el estado más voraz. Una leyenda que se construyó también con estas actitudes. Un personajes que logró convencer y que hasta logra poner a cualquiera de su lado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.