Miami Heat-Boston Celtics: Tyler Herro, el chico que parece de 16 años, tiene 20, pero juega como uno de 35, dejó en "match-point" la final del Este en la NBA

Tyler Herro # 14 del Miami Heat y Goran Dragic # 7 del Miami Heat reaccionan después de su victoria sobre los Boston Celtics en el Juego Cuatro de las Finales de la Conferencia Este durante los Playoffs de la NBA 2020 en AdventHealth Arena en el ESPN Wide World Of Sports Complex el 23 de septiembre
Tyler Herro # 14 del Miami Heat y Goran Dragic # 7 del Miami Heat reaccionan después de su victoria sobre los Boston Celtics en el Juego Cuatro de las Finales de la Conferencia Este durante los Playoffs de la NBA 2020 en AdventHealth Arena en el ESPN Wide World Of Sports Complex el 23 de septiembre Crédito: Kevin C. Cox / AFP
Diego Morini
(0)
24 de septiembre de 2020  • 11:13

"Tiene 20 años, parece que tiene 16 y juega como si tuviera 35". La frase resuena con fuerza. Se multiplica y le da contexto a lo que se vivió en la burbuja de Orlando en el cuarto partido de la final de la Conferencia del Este de la NBA. El dueño de esas palabras es Dan Wetzel, columnista de Yahoo Sports y que concentró su mirada en Tyler Herro, la estrella de la noche de Miami Heat, que puso en jaque a Boston Celtics y está a un partido (3-1 está la serie) de volver a lugar por el anillo después de seis años (la última vez que estuvo en ese situación fue en 2014 cuando LeBron James cayeron ante San Antonio Spurs).

En la cita en la que se podía inclinar el desenlace de la conquista de Este, Herro se convirtió "en una canasta andante", como se autoproclamó, cuando jugaba en la Universidad de Kentucky, ante el fastidio de un rival de Arkansas. El chicos que lleva la camiseta 14 de los Heat anotó 37 puntos, tomó 6 rebotes, dio 3 asistencias y apenas perdió un balón. Y semejante producción de un rookie provocó que se sacudieran varios registros históricos de la NBA.

Es que se convirtió en el primer rookie desde Chuck Person en 1987 con más de 35 puntos y 5 rebotes en un partido de playoffs, además de quedarse con el privilegio de ser el novato con más puntos anotados en finales de Conferencia (en el 81 había anotado 35 puntos de Andrew Toney), único rookie junto a Donovan Mitchell con 35 puntos y 5 triples en un partido de playoffs, segunda máxima anotación en playoffs con menos de 21 años (42 de Magic Johnson) y primer jugador de 1976 que arranca su carrera en playoffs con al menos 10 puntos en sus 13 primeros partidos. Solo lo habían logrado: Alvan Adams en 1976 y Elgin Baylor en 1959.

John Calipari, el técnico de Kentucky, la universidad en la que Herro jugó sólo un año, es uno de los grandes descubridores de talento y un enorme conductor de jóvenes con hambre de gloria, explicó que Herro tiene una particularidad que lo hace diferente. Calipari asegura que este chico está entre los 10 jugadores con más frialdad en el juego a la hora de le definición de un partido. "Tiene hielo en las venas cuando se acerca el clutch time", dijo Calipari.

Daniel Theis (27) de los Boston Celtics obliga a Tyler Herro de Miami Heat a pasar el balón desde debajo de la canasta durante la primera mitad del Juego 4 de una final de la Conferencia Este de baloncesto de la NBA, el miércoles 23 de septiembre de 2020 en Lake Buena Vista Florida
Daniel Theis (27) de los Boston Celtics obliga a Tyler Herro de Miami Heat a pasar el balón desde debajo de la canasta durante la primera mitad del Juego 4 de una final de la Conferencia Este de baloncesto de la NBA, el miércoles 23 de septiembre de 2020 en Lake Buena Vista Florida Crédito: AP / Mark J. Terrill

Cuando se preguntaba por qué Miami lo seleccionó en el puesto 13 del último draft de la NBA, ya que era un escolta de 1,98 metros y apenas pesa 88 kilos, sólo hace falta conocer qué piensa Calipari de él y entender por qué su temple lo eleva. "Solía fastidiarlo durante los entrenamientos para intentar bajarle la moral, y me miraba como 'no hay nada que puedas hacer, dame más'. Estaba todas las noches en la cancha, como obsesionado. Siempre le decía que tenía pelotas de elefante", dijo Calipari, sobre Herro, que apenas estuvo un año en la Universidad y desembarcó en la NBA.

No fue sencillo su recorrido y algunas cosas que le tocaron vivir en su formación deportiva permiten entender por qué se construyó en esta bestia voraz. Tras dejar el instituto en el que era una estrella (Whitnall High School, en Milwaukee), no se fue a jugar a la universidad de Wisconsin, lo que indicaba el camino lógico por su formación, sino que entendió que debía dar el salto a Kentucky. Esta determinación se transformó en una auténtica locura, porque los fanáticos lo entendieron como una traición y en su casa aparecieron pintadas en su casa, le lanzaban huevos en la calle y lo que eran amenazas de muerte en las redes sociales se trasladaron a pintadas en la puerta de su hogar.

Herro no se trata de un jugador de momento, ya que talentos como el de su compañero esloveno Goran Dragic se anima a bromear con la edad de él: "En realidad no me creo que tenga 20 años". Mientras que Jimmy Butler se encarga de señalarlo cada vez que lo consultan por uno de los jugadores más importantes de este nuevo Heat y hasta el legendario Dwyane Wade en Twitter publicó: "Él es especial".

"Juego mejor así, me gusta tener a la gente en contra. Tenga a quien tenga delante, creo que voy a acabar con él". Tyler Herro, el chico al que no le tiembla el pulso.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.