Batistuta y Crespo, un duelo que reflejan en sus palabras

Se respetan y se elogian, aunque ya es un tema definido: en la selección de Bielsa sólo hay lugar para uno.
Se respetan y se elogian, aunque ya es un tema definido: en la selección de Bielsa sólo hay lugar para uno.
(0)
28 de marzo de 2000  

Desde la época en la que Daniel Passarella estaba al frente del seleccionado nacional el duelo de delanteros cobró dimensión propia. Dos nombres para una misma posición: la de centroatacante. Gabriel Batistuta (31 años) o Hernán Crespo (24), una discusión que, por preferencias futbolísticas, se mantiene en lo que va del ciclo de Marcelo Bielsa.

Ninguno habla explícitamente del otro, pero con sus declaraciones se rozan y demuestran la disputa que existe por el puesto. Frases de tiempos no tan lejanos evidencian la lucha y el deseo por la titularidad. "¿Quién ha hecho más goles que yo en la selección?", "nunca un equipo jugó para mí", llegó a decir Batistuta cuando el ciclo de Bielsa comenzaba. O como ayer, cuando el delantero de Fiorentina -lleva 14 tantos en la actual Liga italiana- afirmó: "Siempre es bueno tener atrás un jugador que te motive", en elíptica referencia a Crespo.

Por el otro lado, el atacante de Parma -totaliza 17 goles en esta temporada- también se encargó de dejar bien en claro que su postura poco tiene que ver con la de conformarse con el papel secundario. Eso pudo comprobarse cuando dijo: "No quiero ser nada más que un punto en el área". O cuando explicó que prefería ganar un campeonato a hacer 200 goles. Y más aún cuando luego del Mundial ´98 hizo pública la frase: "Yo hice la comida y nunca me comí el postre". A horas del debut de mañana de la Argentina frente a Chile, en el Monumental, el complejo de Ezeiza fue testigo de otro capítulo cargado de mensajes subliminales. Batistuta se sumó ayer a la concentración argentina, y por lo que se vio en la práctica matutina que presenció el periodismo, siempre estuvo junto con Crespo. Uno y otro se cuidan hasta el extremo de no nombrarse cuando las preguntas los comprometen, salvo cuando se elogian. "Desde que juego en Europa estoy acostumbrado a disputar el puesto con delanteros del nivel de Hernán (Crespo). Siempre es bueno tener atrás un jugador que te motive", dice Bati.

Mientras, a unos metros, Crespo responde: "Hay momentos en los que uno se conforma con ser convocado y otros en que uno siente que está para ser protagonista. Yo quiero jugar y ser titular; ésa es mi obsesión".

Juntos para la foto, pero separados por el gusto de Bielsa, ambos futbolistas son conscientes de aquel precepto que lanzó Passarella con el "un delantero por afuera y otro por adentro", y que se continuó con el actual director técnico del seleccionado, quien sostiene: "En mi sistema sólo quiero un centroatacante".

¿Cuál es la posición de Bielsa en esta cuestión? El entrenador rosarino le reconoce al delantero de Fiorentina su trayectoria y su estadística arrolladora, 50 goles en 70 partidos para el conjunto nacional. Además, hay que tener en cuenta que sacarlo del equipo implica un riesgo futbolístico muy significativo para con la gente. En favor de Crespo habrá que mencionar que demuestra una mayor adaptabilidad al sistema de un centroatacante y dos extremos. "Creo que todos podemos jugar con todos. Pero acá lo importante no es lo que piense yo sino lo que piensa el técnico", argumenta Bati. Y Crespo, que tiene 7 goles en 21 cotejos, agrega: "No tengo inconvenientes en jugar en otra posición, pero es exclusiva decisión del técnico".

Defendiendo la camiseta celeste y blanca únicamente jugaron juntos en tres oportunidades (ante Uruguay, en Montevideo, y frente a Colombia, ambos por las eliminatorias del Mundial ´98, y en el amistoso con Holanda, en Amsterdam), pero nunca desde el arranque. El duelo está planteado ante una pelota de fútbol y también ante los grabadores. Esta situación es la consecuencia lógica de tener a dos delanteros de primer nivel luchando por un mismo puesto.

Pero en su incorporación al plantel, Batistuta ayer también habló de otros temas:

  • El no de Redondo: "No me merece ninguna opinión porque cada uno es libre de decidir lo que le parece. Yo siempre quiero estar, por más que esté lesionado o que tenga que renunciar a mis vacaciones".
  • La relación con los hinchas: "No creo que la gente esté alejada de la selección. Siempre estuvo junto con nosotros. Es obvio que si jugamos mal no quedará conforme".
  • La actitud ante Chile: "El equipo tiene que demostrar que es capaz de manejar el partido como se lo propone. Hay condiciones suficientes para hacerlo; además, la Argentina siempre quiere ser protagonista".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.