A Reveco se le secó el alma