Chino Maidana: la historia de la foto con los dólares, las armas y su encuentro con Popeye, el sicario de Pablo Escobar

La primera gran polémica: la foto con la pila de dólares a lo Mayweather
La primera gran polémica: la foto con la pila de dólares a lo Mayweather
Juan Manuel Trenado
Andrés Vázquez
(0)
11 de enero de 2019  • 09:00

Tras el retiro de Marcos Maidana, uno de los momentos en los que recibió mayor cantidad de críticas fue cuando se hizo pública una foto suya con una pila de dólares, al mejor estilo Floyd Mayweather.

No reniega de eso, a tal punto que su hijo, Yoyo, le regaló una copia de esa imagen para el protector de su teléfono celular y la tiene a mano.

En aquel momento (2016) dijo que era una broma para su rival y pidió disculpas públicamente. Hoy dice que no se trato de una forma de desafiar a su oponente norteamericano ni de hacer ostentación. "Un fan mío, ni siquiera un amigo, me invitó a salir a algún lugar. Le dije que no podía y me contestó: ‘¿Andás seco?’. Yo justo estaba con la plata, me saqué la foto y le dije: ‘Capaz que me alcanza con esto, ¿no?’. Era algo para él, no tenía intenciones de mostrarlo públicamente". Alguien de su entorno la subió a Facebook y empezaron las críticas.

-¿Por qué no explicaste eso en los momentos en los que lo cuestionaron?

-Nadie me preguntó. Además, no creo que tenga que dar explicaciones. Es mi guita, la gané. Lo que más me importa es que si otros boxeadores ven la foto puedan tenerlo como una motivación, que sepan que pueden llegar a tenerlo.

La foto se hizo pública en 2016 y él la recordó cuando la subió a su cuenta de Instagram en octubre del año pasado.

Ver esta publicación en Instagram

dinero [R]

Una publicación compartida de Marcos "El Chino" Maidana (@chinomaidana1) el

La polémica de los guantes

Aquellos dos combates finales en su carrera, ante Mayweather, generaron mucha repercusión mediática y anécdotas. Algunas que se van conociendo con el tiempo. Uno de los momentos más tensos antes del primer duelo (3 de mayo de 2014) fue el de la elección de los guantes. Cuando el norteamericano vio los elegidos por Maidana explotó: "¡Por cosas como estas mueren los boxeadores!", gritó.

Hasta hubo rumores de que todo se suspendía todo. El Chino cuenta su versión: "Eran unos Everlast mexicanos que yo siempre usaba. Tocás y sentís los nudillos. Tienen cerda de caballo y poca goma espuma. Cuando él los tocó no quería saber nada. Empezó a decir que había que proteger a los boxeadores. La Comisión de Boxeo dio el OK. El guante era reglamentario. Mayweather dijo que no había pelea. Entonces le pregunté: ¿Cuánto hay? El no iba a suspender la pelea por los guantes. Yo ya tenía el contrato firmado, no perdía nada. El que perdía era él. Así que lo negocié directamente con él. Yo pensé: ¿Y si uso los guantes que quiero y pierdo igual? Mejor usar los que quería él y que me diera una moneda más".

Un cadena de 40.000 dólares

"A mí me encantan los relojes. Tenía ganas de comprarme un Rolex de oro. Alguien lo comentó y un día cayó en el gimnasio de Oxnard una persona. No me acuerdo ni el nombre. Un tipo enorme (hace el gesto con las dos manos hacia arriba). Un afroamericano con unas rastas largas, saco, lentes oscuros y sombrero. Mafia, mafia. Yo ni lo conocía. Pero se enteró de lo que yo había dicho y vino. Me abre un maletín con un montón de relojes: "Acá tenés lo que buscás vos", me dijo. Yo no sabía si eran originales, si eran truchos. Eran todos muy caros. Ya quería que se fuera: "Thank you very much, men", le dije. Y de abajo de la ropa saca esta cadena. "Tomá. Tenela y si te gusta me la comprás. Me la pagás cuando vos quieras. Me pidió 40.000 dólares. Le dije que no, que era muy cara, pero me la dejó. Estuve un par de días con la cadena puesta y me fui a una joyería para que me dijeran si era oro o cualquier cosa. La miraron, le echaron unos líquidos. Me preguntaron de dónde la había sacado y le dije que me la había dado un amigo, que me pedía 40.000 dólares". La explicación que le dieron en la joyería es que se trataba de una cadena de oro 18 kilates, de 400 gramos, con un guante de oro diamantado perteneciente a la joyería Janko, de Oakland. La joya era buena, no se trataba de un intento de estafa. "El tipo me contestó: ‘Qué buen amigo tenés, te la está regalando’. Al otro día lo mandé a llamar, vino al gimnasio, se la pagué y nunca más lo vi".

Respecto de la cadena, aclara que no la utiliza mucho. "Me la pongo sólo en Estados Unidos. Y acá, porque estamos adentro del hotel (la entrevista se hizo en el hotel Panamericano). Si alguien me la quiere sacar lo corro hasta abajo de la cama. Pero si vienen con un arma y me la piden, bueno… ahí se la pongo y le digo que le queda linda".

Las armas, otra pasión problemática

También recibió muchos cuestionamientos por las fotos que se sacó portando diferentes armas. Alguna con rifles, otras con ametralladoras. Incluso con alguna máscara. Sin embargo, aclara: "No me gusta cazar, me gustan las armas. Me gusta tirar a blancos. Si es en el campo, pongo latas y les tiro. Sino voy a los polígonos. Hay uno en Malabrigo, otro en Santa Fe... y acá en Buenos Aires, también. Tengo el carnet de legítimo usuario (lo saca de la billetera y lo muestra)".

Sobre la variedad de armas que tiene, repasa: "Tiro con un fusil 308, con un 223 y con una escopeta Beretta 1270. Tiro a veinte metros. Creo que soy bastante bueno, pero no me controlo los puntajes. Me gusta hacer de francotirador. Es para practicar, nada más".

El Chino Maidana con una máscara y dos armas; otra de las fotos que subió en las redes sociales y luego bajó por las polémicas
El Chino Maidana con una máscara y dos armas; otra de las fotos que subió en las redes sociales y luego bajó por las polémicas

En varios de los especiales que la televisión norteamericana preparó antes de los combates con Mayweather, se lo ve visitando polígonos en los Estados Unidos: "Allá va y te dan todo. Armas, municiones, te dan los blancos y elegís dónde querés tirar. Es menos problemático".

Y dice que el gusto por las armas arrancó desde muy chico: "Empecé a tirar a los 8 años con mi viejo, con una 16 de dos caños".

La foto con Popeye

Unas vacaciones en Colombia, en noviembre de 2017, terminaron con otra controversia mediática. Su socio, José Jaita, lo convenció para que contrataran un tour en el que se visitan varios puntos de la historia del narcotráfico colombiano.

Aunque Maidana dijo varias veces que es fanático de la serie de Pablo Escobar, no estaba muy convencido. "Había que levantarse muy temprano para salir y yo no quería. Me gusta dormir hasta tarde. Muchos de los que van a Colombia van a hacer ese recorrido: la tumba de Pablo Escobar, la cárcel, la casa donde vivía... En uno de las vueltas terminamos en el departamento de Popeye (N. de la R.: uno de los sicarios del Cartel de Medellín). Mucha gente se saca la foto y no pasa nada porque no es conocida. Como soy yo… me dieron con un caño. Pero no quería hacerle daño a nadie. A muchos no les gustó".

John Jairo Velásquez se entregó a la justicia colombiana en 1992 y estuvo preso hasta 2014. Tras algunos años en libertad, volvió a ser detenido en mayo de 2018 por denuncias de extorsión agravada. Maidana, que en la foto aparece abrazando a Popeye con dos armas, dice que sólo compartió aquella tarde con el colombiano: "Charlamos, nada más. Leí muchas cosas de Pablo Escobar. Yo nada más pensaba ir a la cárcel, pero nos encontramos con él y nos contó anécdotas de lo que fue su vida".

Noviembre de 2017: la reunión con John Jairo Velásquez, en Colombia
Noviembre de 2017: la reunión con John Jairo Velásquez, en Colombia

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.