"Como el bueno vino": a los 40 años, el eterno Pacquiao derrotó a Broner y desafió a Mayweather

Crédito: USA Today
(0)
20 de enero de 2019  • 10:44

LAS VEGAS (AFP).- El boxeador filipino Manny Pacquiao , de 40 años, lució un gran nivel en su regreso a los rings estadounidenses al vencer por decisión unánime a Adrien "The Problem" Broner para retener su título welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en el MGM Grand Arena de Las Vegas. Las tarjetas favorecieron a Pacquiao 117-111, 116-112, 116-112 para darle un triunfo que le permite mejorar su récord a 61-7-2 mientras que Adrien Broner ahora suma 33-4-1.

"Me sentí muy bien en este campamento, nos preparamos a conciencia y por eso cumplimos. No soy un extraño del boxeo y entenderé cuando el cuerpo me pida que pare", dijo Pacquiao al hablar de su preparación y sobre su futuro. La expectativa previa al combate surgía alrededor del nivel físico del famoso Pac Man, que no peleaba en Las Vegas desde noviembre de 2016 y que vio cómo Floyd Mayweather atestiguaba su victoria en primera fila.

Los rumores de una segunda pelea entre ambos siguen en el aire, principalmente luego del triunfo de Manny este sábado. "Si Floyd quiere, porque ya le dije que quiero enfrentarlo de nuevo. Si acepta, habrá pelea", agregó Pac Man.

Como era de esperar, el filipino tomó la iniciativa frente a un rival que se defendió en los primeros asaltos con un buen cabeceo y tratando de maniatar al rival. Broner convirtió el jab en un recto de izquierda disfrazado que sorprendía por momentos a Pacquiao. Sin embargo, luego del tercer asalto, la pelea perteneció a un Pac Man que, como adelantó durante la semana, se veía tan rápido como en sus mejores tiempos. Para Broner, el contragolpe era la apuesta pero no conseguía entrar con comodidad.

Al final del cuarto round, Broner finalmente consiguió conectar potente el rostro de Pacquiao con un cruzado de derecha que cimbró la cara del "senador" filipino, que vio cómo la campana no lo salvaba pero sí le daba oxígeno.

Ya en el ecuador de la pelea, el intercambio se tornó más parejo, con un Broner que empezaba a ganar en confianza y que localizaba los huecos que dejaba en defensa un insistente Pacquiao. Pero la pelea cambiaba de ritmo a la misma velocidad de los golpes.

En el séptimo, Manny logró encender la máquina de sus puños para someter a un tremendo castigo a un Broner que apeló a enredar la pelea y sujetó en tres ocasiones a su rival para evitar que el referí detuviera la pelea. Esa fue la antesala a los rounds que le darían la victoria en las tarjetas. Broner ya no pudo recuperarse de esa andanada de golpes y solamente vio cómo su rival lo llevaba a las cuerdas y amenazaba con llevarse el triunfo por nocaut técnico.

El terminar de pie fue el mayor mérito de "The Problem", que fiel a su estilo reclamó haber ganado la pelea y se sintió robado por los jueces. "Debo dejar esto atrás aunque duele mucho. No queda duda de que fui mejor boxeador que Manny, no sé qué debo hacer para que me den una victoria en Las Vegas", explicó enfadado el norteamericano.

"Como un buen vino": los filipinos celebran la victoria de Pacquiao

Los fanáticos siguieron cada golpe gracias a las pantallas gigantes en Manila
Los fanáticos siguieron cada golpe gracias a las pantallas gigantes en Manila Fuente: Reuters

Los aficionados filipinos celebraron el triunfo de su ídolo nacional, comparando al púgil asiático con "un buen vino" a sus 40 años. Pacquiao, que retuvo su título welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), demostró un gran nivel en su regreso a Las Vegas.

Numerosas pantallas gigantes se instalaron en Filipinas para que los aficionados pudieran seguir en grupo la pelea ante Broner, que tuvo lugar en el domingo del país asiático por la diferencia horaria. "Manny Pacquiao es como un buen vino. Mejora con el tiempo", celebraba en Twitter el fanático @gemmedgem. "Salté de alegría cuando le vi, Manny Pacquiao es mi gran ídolo. Los filipinos están felices, Manny Pacquiao nos hace sentir orgullosos", declaró por su parte a la agencia AFP Jenny Gitgano, de 56 años.

En su infancia, Manny Pacquiao vivió en la calle antes de iniciar su carrera en el boxeo profesional en enero de 1995 por una bolsa de 1.000 pesos (19 euros). Con el tiempo consiguió reunir una fortuna estimada en más de 500 millones de dólares. 'Pac Man', campeón del mundo en ocho categorías de pesos diferentes, es el gran héroe del deporte de Filipinas.

Sus combates son seguidos con pasión y las autoridades han llegado a afirmar que durante sus peleas el tráfico y la criminalidad se reducen drásticamente. Salvador Panelo, portavoz del presidente Rodrigo Duterte, dio las gracias este domingo al púgil "no sólo por dar honor y gloria a nuestra bandera, sino también por unir de nuevo a los filipinos de todo el mundo".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.