Cómo es la vida de San Antonio Spurs sin Ginóbili ni el Big Three

Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker, el legendario Big Three de San Antonio Spurs
Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker, el legendario Big Three de San Antonio Spurs Crédito: Instagran
Diego Morini
(0)
30 de marzo de 2019  • 23:59

SAN ANTONIO.- ¡Cómo imaginar que es posible vivir aquí después de semejante etapa de gloria! Las vidrieras continúan con las caras de Tim Duncan , Tony Parker y Manu Ginóbili . Fue un golpe duro para esta ciudad acostumbrarse a vivir por primera vez después de casi 20 años sin ninguna de las leyendas de su franquicia. La gente que camina por el centro de esta ciudad es algo nostálgica y cuando recuerda primero habla del bahiense y después de todo el resto. Incluso, hasta se enoja por cómo se fue Kawhi Leonard y valora mucho más la carrera del argentino y su incondicionalidad.

Es cierto que está fresca la ceremonia del retiro de la camiseta 20 de los Spurs, pero para la gente de aquí no es simple la tarea de reabrir una nueva etapa. La mirada desconfiada sin el Big Three estaba puesta sobre este equipo reconfigurado, que de la mano de Gregg Popovich está cerca de los playoffs y con jugadores que todavía trabajan para ganarse el cariño del público: LaMarcus Aldridge o DeMar DeRozan . Y parece que la fórmula no tiene fecha de vencimiento.

Razones de un fuerte arraigo

Para comprender bien por qué es tan fuerte el arraigo con las viejas glorias, bien vale el recuerdo de una visita en 2013 para las finales de la NBA, cuando Julio Lamas, en ese momento entrenador de la selección de la Argentina de básquetbol, visitó San Antonio para ver la serie contra Miami. Una mañana eligió no desayunar en el hotel y fue a un bar cercano que eligió de casualidad. Cuando terminó el café, llamó al mozo para pagar la cuenta, pero le explicaron que alguien ya se había hecho cargo de su ticket. El secreto es que cuando el técnico ingresó en el comercio alguien lo reconoció y se corrió la voz entre los empleados. A Lamas le pareció extraño que alguien quisiera pagar por él y en principio se negó a aceptarlo. Pero pasó algo inesperado y aceptó la invitación: el mozo le explicó que una mujer mexicana, que trabajaba en la cocina, decidió pagar su desayuno. Lamas pidió conocerla e insistió diciéndole que no tenía por qué hacerlo. La mujer le dijo que los dueños les ofrecían a todos sus empleados un desayuno o una merienda sin cargo y que ella sintió la necesidad de regalárselo a él. "Usted es el entrenador de la selección de la Argentina. Me dijeron que usted conoce a Ginóbili. Y Manu es la persona que mejor representa a los latinos en los Estados Unidos. Por favor, acéptelo, es un orgullo poder hacerlo por usted", le dijo.

LaMarcus Aldridge, el hombre fuerte de estos Spurs
LaMarcus Aldridge, el hombre fuerte de estos Spurs Fuente: AFP

Y para sumar más claridad: para la noche de la ceremonia se habían preparado más de 7000 remeras con la leyenda "Gracias Manu", que sólo se vendían en el estadio por un valor de 35 dólares. La primera tirada se acabó el mismo día que se anunció que estaban disponibles, es decir 4 días antes del juego, y se repusieron una cuantas más para el día del partido y se acabaron en 20 minutos. ¿Queda claro de cómo vive esta ciudad la era post Ginóbili y Big Three?

Con esas historias a cuestas se reconstruyeron los Spurs y la continuidad deportiva no fue sencilla. Aunque la estructura que dejó el Big Three demostró ser suficientemente sólida. San Antonio ya no es el mismo, pero la readaptación muestra otra vez la inteligencia de Popovich para sobrevivir con una flexibilidad que no tiene nada que ver con lo que fue el comienzo de su trayectoria en los Spurs. Incluso, la capacidad para reacomodar su plan tras la salida conflictiva de Leonard. Y varias de las cosas que Pop logró comprender llegaron también de aceptar, por ejemplo, la rebeldía de Manu. Aceptar que hay jugadores que se salen de la rigidez de sus sistemas y no por eso van a dañar al equipo, sino que lo van a ayudar a ganar.

El adiós de Manu y el afecto de la gente de San Antonio
El adiós de Manu y el afecto de la gente de San Antonio Fuente: AFP

El estilo de los Spurs va en la dirección contraria al resto de la NBA. En la era del triple, es el equipo que menos tripes tira (25 por partido), mientras que 20 equipos tiran más de 30 por partido (Houston lanza 44,8 lanzamientos de tres por juego). Pero lo más interesante es que es el que mejor porcentaje de aciertos tiene en los tiros de larga distancia (39,6%). Es decir, no descarta la vía de moda, sino que la aprovecha más que otros, tomando esos disparos cuando están diseñados para ser tomados y luego de buenos pases.

Pero en cuanto al personal, la tarea más compleja desde lo deportivo y emocional, lo más sustancioso es que se acomodó a sus dos nuevas figuras, DeMar DeRozan (21,5 puntos por partido) y LaMarcus Aldridge (21,2), que tienen como principal virtud el mid-range (el tiro de media distancia, entre los 4 y los 6 metros). Es el lugar de menor poder de fuego de la competencia y, por ende, una zona en la que no se concentran tanto las defensivas. Ni siquiera son idénticos en la forma de ejecutar. Mientras DeRozan suele encontrar sus tiros en movimiento, Aldridge los toma plantado en su posición, mayormente desde los costados.

El resto acompaña y sostiene a sus líderes. Rudy Gay ya no es la estrella que supo ser, pero tampoco es el jugador retirado que algunos pensaban. Su experiencia y oficio lo convirtieron en una alternativa para jugar de interior y dar una mano en la zona pintada, el sitio más descuidado del plantel. Tras la partida de Pau Gasol, sólo quedó Jakob Poeltl como referencia interna. El que hace las veces de pivote suele ser Aldridge.

En el perímetro, tras sufrir la lesión de Dejounte Murray, que se perdió toda la temporada, encontró soluciones parciales en Derrick White (que supo mostrarse más maduro de lo esperado), en Bryn Forbes (con rachas de anotación interesantes) y Patty Mills, un viejo conocido de la casa.

El regreso del italiano Marco Belinelli también ayuda a mitigar la nostalgia de la ausencia del Big Three, mientras que el letón Davis Bertans ofrece la alternativa de interior que juega de frente para abrir defensas con el tiro de tres puntos.

San Antonio no es un equipo que pueda progresar demasiado en los playoffs, pero al menos allí estará. Por 22ª vez consecutiva. Y no es poca cosa para un equipo que ya no tiene casi nada que ver con lo que fue su época de gloria.

En definitiva, esta ciudad se acomoda el maquillaje después de tanta emoción, se arregla la ropa con la ilusión de encontrar una nueva dinastía, una tarea para nada simple, pero con la ingeniería de Popovich, la cercanía de Ginóbili y Duncan algunos días a las prácticas, ¿quién se atreve a descreer?

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.