Ecuador tomó vuelo a costa de un flojo Uruguay

En la altura de Quito le ganó 2-1, pero la diferencia futbolística fue bastante mayor; por primera vez arranca con tres triunfos seguidos
Andrés Prestileo
(0)
13 de noviembre de 2015  

Con buenas razones, la crítica fue dura hacia el seleccionado argentino tras aquella derrota con Ecuador en la primera fecha de las eliminatorias. Hubo mucho que objetarle al equipo de Martino. Tiempo después, ese partido pide ser analizado también a la luz del potencial de su rival, que hoy merece ser mirado con otra atención. Es cierto que el recorrido aún es corto y pedirá continuas ratificaciones, pero a estas alturas las buenas producciones de los ecuatorianos empiezan a consolidarse. Ayer afrontaban una prueba traicionera: Uruguay, cuya identidad real suele ser un misterio y aun sin su estrella Luis Suárez, llegaba a la altura de Quito con los antecedentes respetables de dos triunfos, el segundo de ellos un 3-0 convincente sobre Colombia. Ecuador no sólo la superó claramente sino que la aprovechó para avanzar en esta imagen de equipo armado, con algunos buenos recursos individuales y una interesante vocación ofensiva, aun cuando ayer le faltaron hombres clave como Antonio Valencia, entre otros. A tal punto que el 2-1 no reflejó su superioridad sobre un rival que debe agradecer lo apretado de la derrota.

Las estadísticas son el correlato lógico de esas buenas impresiones: por primera vez en la historia, Ecuador arranca una eliminatoria con tres triunfos consecutivos; goza de un liderazgo que no le es algo familiar y que, por eso mismo, en lo sucesivo obrará como estímulo y a la vez como prueba de carácter.

Describir hoy las principales líneas del equipo del argentino Gustavo Quinteros es relativamente fácil. Trata de ser paciente y prolijo en la circulación y de sacarles provecho a sus dos turbinas en los extremos, Paredes y Montero. Uno de los responsables de este trabajo es Cristian Noboa, un volante de una fineza, inteligencia y categoría poco comunes. Lo demostró ayer varias veces, pero nunca tanto como en el pase majestuoso entre líneas con el que habilitó a Paredes en la acción que terminó con el primer gol, de Caicedo. Hacía falta ese tipo de precisión para filtrarse en el muro que pretendió levantar Uruguay, que hasta entonces parecía granítico. El fútbol demostró nuevamente cuánto puede hacer una sola pelota bien puesta.

Por su astucia para aprovechar recursos tan viejos como efectivos, a Uruguay nunca hay que darlo por tumbado. Una de esas herramientas es el juego aéreo. Más de una vez un buen ejecutante y un cabeceador eficaz lo han rescatado de apuros. Ayer fueron Lodeiro y un Cavani que, más allá de ese cabezazo para el empate, pareció un jugador muy diferente al que se hizo un nombre en Europa: desubicado y por momentos hasta torpe con la pelota, aun cuando apenas después del gol casi repite, con un derechazo que dio en el travesaño.

Para Ecuador se abría un segundo desafío: no lamentarse y empezar de nuevo con el goteo sobre el vallado de piernas uruguayas, ahora estimuladas por un empate que un rato antes parecía lejano y la posibilidad de atrapar un punto muy valioso. El arquero Muslera empezó a trabajar a destajo. Resolvía todo lo que podía, pero no le tocaba a él evitar los estragos que sobre la derecha de la defensa causaba la velocidad de Montero. En una de esas carreras que rara vez algún uruguayo conseguía detener, el pistón ecuatoriano se filtró y sacó un derechazo furioso; Muslera lo desvió, pero la pelota le quedó servida a Martínez Tenorio para el 2-1. Con un poco más de cinismo y justeza en la definición, Ecuador habría tomado más ventaja. También corrió riesgos. Ese modelo, por ahora, le está permitiendo un arranque estimulante como nunca.

1 Quinteros

Esperaba más, aún

"No fue el mejor partido, se careció de la intensidad que mostrandos en los juegos anteriores, pero fue un buen resultado por el rival al que enfrentamos", dijo el DT de Ecuador, Gustavo Quinteros.

2 Emergencia

En el vuelo uruguayo

El vuelo que ayer llevaba a Uruguay de Guayaquil a Quito debió regresar al aeropuerto de partida porque una puerta de la aeronave estaba abierta. El inconveniente retrasó la llegada a la capital.

2 Reencuentro

Cavani, ante Chile

El martes, Cavani, que volvió tras la sanción que sufrió ante Chile en la Copa América, volverá a enfrentar a la Roja. "El único significado del partido es defender la camiseta", relativizó el tema el delantero.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.