El adiós de Alejandro Sabella después de la final es un secreto a gritos

Cristian Grosso
Cristian Grosso LA NACION
Sabella siempre prefirió el perfil bajo
Sabella siempre prefirió el perfil bajo Fuente: DyN
(0)
11 de julio de 2014  • 23:55

BELO HORIZONTE.- "Estoy contando los días para que llegue el Mundial de Brasil"

-¿Ya lo empezó a atrapar la ansiedad Alejandro?

-No, no veo la hora de irme.

La charla ocurrió en marzo del año pasado, en el predio de la AFA, en Ezeiza, pero lejos de un marco profesional. Por eso el silencio, porque no hay primicia que justifique correrse de la discreción que rubricó aquel encuentro. Pero cuando alguien como Alejandro Sabella , que siempre se refugia en la moderación y el equilibrio, dice algo que salta del molde, seguramente no es casual. Y convenía atenderlo.

Algunos meses después, en julio, pese a la marcha firme del seleccionado por las eliminatorias, el entrenador confesaba en una entrevista con el diario Página 12: "No disfruto siendo el técnico de la selección . Siempre estoy pensando en los deberes y obligaciones que tengo, más que en otras cosas". Sabella celebraba administrar a varios de los mejores futbolistas del mundo, pero la coyuntura empezaba a ahogarlo. "Me siento representante de otros técnicos, de los hinchas, de todo el fútbol argentino. Es un honor ser el técnico de la selección, pero también es una gran responsabilidad. Llevo en mis espaldas el deseo de todos los argentinos", admitía en noviembre de 2012 en el cierre del Congreso de Líderes Deportivos, en el hotel Four Seasons. Por entonces, mientras salía a desmentir rumores de una enfermedad, también se lo escuchaba inquieto por las aguas turbulentas en las que tenía que navegar: "Estamos dentro de un sistema perverso y un estado de nerviosismo constante".

Sabella lo sabía hace tiempo. Por eso no sorprenden las confirmaciones que llegaron ayer desde el entorno más directo del técnico. "Tengo la certeza de que Alejandro no va a seguir en la selección. Él toda su vida soñó con esto, lo buscó y trabajó en esto. Pero ya dio a la Argentina lo que tenía que dar", adelantó Eugenio López, representante del entrenador, en declaraciones radiales. "Sabella dio lo que tuvo que dar en la selección y es momento de darle lugar a otro, pase lo que pase no sigue", enfatizó. "Los ciclos se cumplen, son momentos; en Estudiantes ganó e igualmente se fue", completó López.

Sí llamó la atención el momento para hacerlo público, a 48 horas de la final de la Copa del Mundo, cuando no parece oportuno desenfocar la vigilia albiceleste. Se trató de un error estratégico del representante de Sabella, que se fastidió al enterarse de lo ocurrido. No es su estilo. Y muchos menos ahora, cuando vela porque nada despiste al plantel del objetivo. Cuando esta tarde escuche en la conferencia de prensa alguna pregunta relaciona con su futuro, Sabella se limitará a contestar que sólo lo ocupa el partido con Alemania , que cualquier otro interés sería una irrespetuosidad con la instancia en la que se encuentra.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.