El Canario Gosio sigue volando, para toda la alegría de la gente

El Canario Gosio, hombre determinante de Newman y muy querido en el rugby
El Canario Gosio, hombre determinante de Newman y muy querido en el rugby
Jorge Búsico
(0)
8 de mayo de 2019  • 23:59

Lo que transmite como rugbier el Canario Agustín Gosio puede graficarse en dos menciones entre tantas otras. Una corresponde a Daniel Hourcade , ex entrenador de los Pumas , quien reveló que varias veces estuvo tentado de incluirlo en la lista de jugadores que concurrieron a la Copa del Mundo de Inglaterra 2015; "sólo no lo hice porque ya estaba fuera del sistema", explicó el tucumano, deslumbrado, como persona y jugador, de cuando lo dirigió en Pampas XV, en los inicios de lo que fue el Pladar. La otra es de Juan Fernández Miranda, actualmente en el staff de Jaguares pero de cuando dirigía a Hindú: "Si me tuviese que llevar a Hindú a algún jugador de otro club, no lo dudo: es el Canario".

Venerado en Newman , donde la amplia mayoría lo considera el jugador más importante de su historia, el wing de 36 años acaba de iniciar -tras dolencias en la espalda y en las costillas- su 18a temporada en la Primera del Bordó. Y lo hizo a su manera: anotando el try agónico de la victoria frente a Regatas Bella Vista . El año pasado ocurrió lo mismo: luego de una tendinitis de Aquiles, retornó en el Nacional de Clubes frente a Pucará y dos tries suyos rubricaron la victoria.

" El Huevo Hourcade me quiere mucho, por eso dijo eso, pero yo creo que estaba lejos física y técnicamente de poder ir al Mundial. Y en cuanto a lo de Newman, creo que ya exageran. Hago un try cualquiera, que me la dan a 5 metros, y me abrazan como si hubiese ganado el campeonato", dice, risueño, el jugador que quizás es el más querido al menos en el ámbito del rugby de Buenos Aires. El último sábado, después de la conquista ante Regatas, los hinchas de su club lo llevaron en andas al grito de "Sólo le pido a Dios/que el Canario juegue para siempre/para toda la alegría de la gente".

Su vigencia a través de los años

"Es muy gratificante ver todo lo que dicen en mi club. Ayuda, claro, para seguir, aunque cada vez me duela más el cuerpo y las lesiones se sucedan. Yo entiendo al rugby como un lugar para hacer amigos. Y acá me pasan cosas muy lindas, como tener de entrenadores a los que jugaron conmigo, y jugar con chicos que estaban creciendo cuando yo empecé", confiesa en una charla con LA NACION. Gosio, el 11, o el Doble Uno, como le dicen en Benavídez, empezó en la Primera de Newman en 2002 y desde allí edificó una carrera que se extendió a los Pumas -jugó el Mundial de 2011 en Nueva Zelanda-, a los Pumas 7, a los Pampas XV (fue campeón de la Vodacom), al seleccionado de Buenos Aires y a una temporada (2011-2012) en el London Scottish, en la segunda división de Inglaterra. Fue, además, Cap de la URBA en 2013, un premio a la trayectoria que incluye valores y comportamiento.

Gosio formó parte de los albores de lo que hoy es el profesionalismo en la Argentina. En los Pampas tuvo de compañeros, entre otros, a Agustín Creevy, Martín Landajo y Santiago González Iglesias, hoy integrantes de los Pumas y de los Jaguares. "Ellos eran más chicos que yo, así que no creo que hubiese podido llegar a estar en el Súper Rugby. Viví muy intensamente y con muy buenos recuerdos la etapa del alto nivel, entre 2009 y 2012, pero no me arrepiento de ningún paso que di", dice el Canario, que es abogado y trabaja en un estudio jurídico junto a dos amigos y está a punto de ser padre por segunda vez. Ya está Juana, de 2 años, y se viene Hilario.

Tryman por excelencia en su puesto habitual de 11 o también de centro, ha definido innumerables partidos de Newman, pero no sólo se lo recuerda por sus tries. En la memoria está aquel tackle demencial en la última pelota de la semifinal ante el SIC en 2008 que evitó la derrota de su club y que le costó una fractura de clavícula y perderse la final con Hindú. Y también, lo que más se le valora, es su buen humor y su espíritu de contagio. Sus guitarreadas animaron a sus compañeros aquellos días lejanos y solitarios en Sudáfrica durante la Vodacom y, después, en el Mundial de NZ. "Mis amigos de otros clubes me cargan y me dicen que me llevaron sólo por la guitarra, pero yo les digo que lo miraron por tele", se ríe. ¿Qué pasó ahí? Jugó apenas 10 minutos, ante Georgia. Y claro, anotó un try.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.