Los Pumas, en una posición novedosa ante la dura exigencia