Era un orgullo para todos

Por Amadeo Carrizo, para LA NACION
(0)
8 de julio de 2014  

Con Alfredo comenzamos juntos en la tercera de River, allá por 1944; también estaba Pipo Rossi. En ese equipo nuestro gran maestro era Carlos Peucelle. Salimos campeones y ya se notaba la clase de Alfredo.

Los tres subimos juntos a primera, también. En realidad, él lo hizo un poquito antes que yo. Era un muchacho serio, muy buen compañero. Como jugador es poco lo que puedo agregar a lo que todos saben. Sí debo decir que junto con Moreno fue el que más me impresionó en esos tiempos. En primera ya empezó a ser la Saeta Rubia. Y cuando pasó a Huracán, a préstamo, nos hizo un gol al minuto de juego. Yo todavía no era titular; atajaba Soriano, un peruano. Alfredo ya comenzaba a ser el gran crack; al año siguiente volvió con nosotros y fuimos campeones con él, Reyes, Moreno, Labruna y Loustau.

Era un jugador completo: pedía la pelota en el área, arrancaba y con esa velocidad y esa gambeta imparable llegaba al gol. Tocaba muy bien, y los que lo rodeaban, nenes como Labruna y Moreno, lo ayudaban. Claro, no se puede hacer todo solo. El siempre habló de eso: decía que el jugador debía aportar al equipo y no buscar el destaque individual. Pero él se destacó por sobre todos.

A Alfredo también lo tuve como rival. Fue en un amistoso que River le ganó a Real Madrid en el Bernabéu, en 1961. Ellos tenían a monstruos como Kopa, Del Sol, Puskas y Gento, además de Di Stéfano. No perdían nunca, pero nosotros pudimos ganarles. El se quedó con cara de enojado... "¿Cómo te vas a enojar, Alfredo?", le dije después. Pero estaba chinche. No le gustaba perder nunca. Por esa época ya fumaba; no mucho, tres o cuatro cigarrillos por día.

Era un hombre reservado. Para nada de los más chistosos o verborrágicos. Respetuoso y serio. Todos lo apreciábamos por sus virtudes como compañero. Cuando fui a Colombia, a Millonarios, en 1969, comprobé el enorme recuerdo que él había dejado allí. Era un orgullo para los que fuimos sus compañeros.

Con el tiempo, fui perdiendo contacto con él. Estuvimos juntos hace unos años, cuando vino por última vez a Buenos Aires y lo declararon Ciudadano Ilustre de la ciudad.ß

*Ex arquero de River

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.