Furor por el beach handball tras los Juegos Olímpicos de la Juventud: se agotó la ropa de las Kamikazes