Ariel Holan mira el mercado para afinar la puntería con los refuerzos de Independiente

Fuente: AFP
Rodolfo Chisleanschi
(0)
27 de diciembre de 2018  • 23:59

"Creo que los jugadores que trajo Ariel Holan no rindieron como él esperaba", disparó días atrás Ricardo Bochini en Campanas del Infierno, un medio partidario, mientras hacía un balance del 2018 de Independiente. El máximo ídolo del club suele hablar con sinceridad, se olvida el casete en casa y dice lo que piensa, más allá de la simpatía que pueda sentir (o no) por cada persona encargada de tomar decisiones en torno al equipo. Su voz, como siempre, levanta un eco considerable en el planeta Rojo y esta vez no fue la excepción, porque apuntó de manera directa a uno de los grandes temas de debate que atravesó toda la temporada del equipo.

El escaso aporte de los llegados desde el verano pasado ha sido un tema recurrente a lo largo del año porque el déficit en ese aspecto resultó muy evidente y apenas sufrió modificaciones durante el curso.

Un arquero, Milton Álvarez. Dos defensores: Emanuel Brítez y Guillermo Burdisso. Cuatro volantes puros: Francisco Silva, Carlos Benavídez, Pablo Hernández y Fernando Gaibor. Cuatro delanteros externos: Ezequiel Cerutti, Braian Romero, Gonzalo Verón y Jonathan Menéndez. Y un delantero goleador, Silvio Romero, completaron la nómina de incorporaciones de 2018. Doce jugadores y prácticamente ninguna flor.

La realidad demostró que en cualquiera de las competiciones disputadas (tal vez con la única excepción de la Suruga Bank, ganada con un gol del Chino Romero), el equipo siguió dependiendo de los que ya estaban en el club: Gigliotti, Meza, Campaña, Benítez, Domingo… Un análisis puntual de lo realizado por cada refuerzo sirve para ampliar el concepto.

  • Milton Álvarez. Llegó en el invierno. Solo se lo pudo ver contra Tigre. Mostró sobriedad y mantuvo el arco a cero. No alcanza para calificarlo.
  • Emanuel Brítez. El más parejo de todos. Jugó en casi todos los puestos de la defensa (salvo el lateral izquierdo) y sin que le sobre nada no desentonó en ninguno. Se ganó por mérito propio que el club adquiriera su pase definitivo.
  • Guillermo Burdisso. En el club desde julio, solo fue titular cuando Franco y/o Figal estuvieron ausentes por lesión. Sumó más fallos que aciertos. Tampoco aportó su especialidad en goles de cabeza.
  • Francisco Silva. Reemplazó al Torito Rodríguez con la idea de aportar a la vez marca y salida limpia, pero se quedó a medias en ambas tareas. Se le nota la calidad, no la demostró en todo su esplendor.
  • Carlos Benavídez. El uruguayo fue fichado como promesa de futuro y ahí se mantuvo. Enseñó poco y nada cuando le dieron oportunidades. En octubre se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla.
  • Pablo Hernández. Vivió dos veces la misma situación: ante Banfield y Atlético Tucumán le mostraron dos amarillas en menos de diez minutos cuando llevaba poco tiempo en el campo. Su categoría apareció a cuentagotas y falló en los partidos grandes. Está en deuda.
  • Fernando Gaibor. El único de los nuevos que logró salir ovacionado por la hinchada, pero fue una excepción. Resistido en el primer semestre, Gaibor levantó mucho tras el receso. A su indiscutible calidad le faltó continuidad. Sigue provocando murmullos en la tribuna por su liviandad en las pelotas divididas.
  • Ezequiel Cerutti. Fue el último en sumarse y es casi el último de la lista. Al Pocho solo se le recuerda un muy buen partido ante Huracán. Antes y después, un aplazo en toda regla.
  • Braian Romero. Nadie puede negarle la voluntad ni el esfuerzo. El porcentaje de aciertos en la ejecución queda varios peldaños por debajo. Solo fue titular en cuatro partidos.
  • Gonzalo Verón. Tuvo una ráfaga de un par de encuentros en la Superliga 17/18 en la que justificó su presencia en el equipo. Apenas eso.
  • Jonathan Menéndez. Su primer partido, contra Gremio por la Recopa Sudamericana, encendió el entusiasmo. No lo repitió y en junio fue cedido a préstamo al Al Rayyan de Qatar.
  • Silvio Romero. El más discutido de todos. Por el costo de su pase (3,5 millones de dólares) y la disparidad entre sus números y su rendimiento. Silvio Romero es el segundo goleador y uno de los máximos asistentes del equipo. Sin embargo, apenas jugó un puñado de partidos completos y no se le recuerdan actuaciones sobresalientes. En su descargo vale decir que el técnico –su defensor nº 1– suele colocarlo por la banda derecha, una posición en la que no se siente cómodo.

"Este año no se cumplieron las expectativas que tenía la gente. Holan va a tener que mejorar mucho para que el equipo vuelva a tener el ritmo del año anterior", remató Bochini.

Por el momento, no hay nombres concretos en el futuro del Rojo. Se vuelve a hablar de Richard Sánchez, mediocampista paraguayo de Olimpia que estuvo cerca de llegar en invierno. Su compatriota Cecilio Domínguez, del América de México, aparece en la mira. También Teo Gutiérrez, como alternativa ante la posibilidad, por ahora remota, de que se vaya el Puma. Hay rumores sobre Luis Díaz, compañero de Teo en el Junior colombiano, o sobre el juvenil volante ofensivo uruguayo Federico Martínez, de Liverpool. Pero nada firme.

Por ahora, lo único confirmado y concreto son las marchas de Maximiliano Meza a Rayados de Monterrey (15 millones de dólares) y Leandro Fernández, a préstamo a Vélez por un año (250.000 dólares). Todo hace suponer que habrá más bajas, aunque por ahora se desconocen nombres ni destinos.

De lo único que nadie duda es que buena parte de lo que vaya ocurrir con Independiente en 2019 dependerá de la capacidad de Ariel Holan para afinar la puntería en el nuevo mercado de pases y aprobar por fin esa materia que se llevó previa en 2018.ß

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.