Copa Libertadores: tras la proeza en Quito, la logística de Atlético Tucumán para jugar en Cartagena, un escenario inédito

En Cartagena, el Decano se medirá el jueves a Junior de Barranquilla, que cambia su localía; el equipo de Lavallén está a una serie de la fase de grupos
Ariel Ruya
(0)
15 de febrero de 2017  

El equipo casi embarcando el avión
El equipo casi embarcando el avión Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Atlético Tucumán tiene todo planificado. Su método futbolero –pelota sobre el césped, el toque como esencia, el orden como faro-, por estas horas queda a un costado. Con la adrenalina que sufrió y disfrutó una semana atrás –el chárter que no despegó a tiempo en Guayaquil, el arribo a los codazos al estadio Atahualpa a 130 kilómetros por hora, las sospechas de conspiración y el sensacional triunfo sobre los 2850 metros -, la estrategia es el encabezado de esta nueva historia. A dos partidos de ingresar en el Grupo 5 de la Copa Libertadores , la agenda de la travesía encabeza la escena del noble conjunto tucumano, revolucionado todavía por la efervescencia del impacto contra El Nacional , con las camisetas argentinas prestadas por los jóvenes del Sub 20 y una logística que rompió todos los manuales. ¿Y ahora? Jugará el jueves contra Junior , en Colombia. Pero no en Barranquilla.

El plantel, dirigido por Javier Lavallén, tiene los tickets y el pasaporte en las manos y los datos de los rivales en la cabeza. La delegación pasó la noche del lunes en un céntrico hotel y este martes, a las 8, salió rumbo a Bogotá, por Avianca; en la capital de Colombia tendrá un par de horas de espera y, luego, por la tarde, estará en Cartagena, en donde será el encuentro. ¿Por qué Junior será local a unos 120 kilómetros de su tierra? El estadio Metropolitano está en la etapa final de las refacciones: el césped, por ejemplo, está siendo transformado de modo completo. El próximo 6 estará terminado: el seleccionado local jugará contra Bolivia, el 23, en ese estadio. Junior resigna su casa, para unos 45.000 espectadores y jugará en un pequeño escenario, el Jaime Morón, del coloquial Real Cartagena –en segunda división-, para sólo 12.000. Se cree, sin embargo, que no estará repleto: los fanáticos se niegan a trasladarse y, además, el partido será a las 17.30 –las 19.30 de la Argentina-, pleno horario laboral.

Estas desventuras, se intuye, pueden favorecer al elenco tucumano, que se alojará en el Radisson de Cartagena con suficiente antelación. Hará, mañana, la primera práctica en un predio cercano y por la noche conocerá el diminuto estadio, aunque con el límite permitido por la Conmebol. Luis Juez, el polémico embajador de Ecuador que fue decisivo para que El Nacional no exigiera los puntos, fue invitado a los dos partidos: en Colombia y en Tucumán, en donde será la revancha, el 23. Para mañana, además, está prevista la partida de un chárter, de la chilena DAP, la aerolínea trasandina privada más antigua, la misma que fue parte del vuelo del retraso. Los dirigentes tucumanos confían en su buen nombre: el contratiempo fue en la torre de control de Guayaquil, aseguran. En ese vuelo, para 118 pasajeros, irán las autoridades y los simpatizantes que paguen unos 1800 dólares. Y en ese vuelo volverá el equipo, algunas horas después del encuentro.

“La logística fue excelente”, se defiende Mario Leito, el presidente del Decano. Y apunta al corazón: “Tucumán es una fiesta; el país está detrás de este hecho histórico para nosotros”. El equipo formaría con el habitual 4-1-4-1, un dibujo táctico que está de moda. Lucchetti; Di Plácido, Bianchi, Canuto y Evangelista; Leyes; Aliendro, Acosta, Barbona y González; Zampedri sería la formación que repetiría Lavallén. “El fútbol colombiano en sí tiende a ser abierto y eso nos puede dar la posibilidad de hacer nuestro juego”, espera. La delegación es encabezada por Leito, acompañado por el vicepresidente Enrique Salvatierra, el gerente Hugo Bermúdez, el manager Diego Erroz y los directivos Rubén Gultemerian y Silvio Nava.

Esta vez, Leandro González no usará la 10 de la selección. Ni la del pibe Barco ni la de Leo Messi: Atlético jugará, otra vez, con su propia camiseta, lejos del remiendo de la noche inolvidable de Quito. Así, pues, se acabarán las bromas. “Sí, fui un blanco fácil para las cargadas. Tomé conciencia cuando me llegaron todas las fotos. Es algo lindo jugar con la camiseta de la selección argentina, pero en ese momento estábamos representando a Atlético”, aclara, detrás de las risas de sus compañeros.

“Cada eliminatoria tiene sus propias dificultades y cada equipo propone un juego diferente. Buscaremos que no nos conviertan, y si podemos llegar al gol mejor, para poder definir la serie en casa”, analiza González, quien reconoció que el equipo todavía no observó videos con los secretos de Junior, pero algo sabe. “Es un equipo que arriesga en ataque, es uno de los grandes de Colombia y quiere hacerse un lugar”, advierte.

Algo de razón tiene: Junior es una formación generosa, que basa su juego en el toque, en la posesión, en el ataque. Sin embargo, cuando le quitan el balón, se desespera, pierde el equilibrio. Algo de eso le ocurrió el sábado pasado, en la derrota por 3 a 1 contra América de Cali. Sebastián Viera, el arquero uruguayo de 33 años, es el emblema. Hay un argentino, Bernardo Cuesta, un delantero de 28 años, ex Tiro Federal, que juega poco y nada. El magnetismo internacional de Atlético Nacional lo supera todo: Junior, como Santa Fe y Medellín, está un par de escalones detrás. La última consagración de Junior en el torneo local fue en 2011, su séptima estrella.

“Lo que vivimos en Ecuador fue como una película. Seguramente, se lo contaremos a nuestros nietos, la emoción fue tan grande que muchos chicos se abrazaban y lloraban. Pero ya pasó: ahora empezamos otra vez de cero. Esa es la mentalidad que debemos tener”, cuenta Pablo Lavallén, el conductor. Cartagena de Indias, la segunda casa del gran Gabriel García Márquez, será el hogar de Atlético de Tucumán durante tres días. Con temperaturas mayores a los 30 grados y una humedad excesiva, de algún modo, será como estar en Tucumán. En su propia casa.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.