Banfield-Gimnasia, por la Superliga: el Lobo de Maradona rescató un empate tras un pésimo arbitraje de Espinoza

Argentina Superliga
  • 1
Banfield

Banfield

  • Jesús Dátolo
  • 1
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Eric Ramírez
Alejandro Casar González
(0)
29 de noviembre de 2019  • 21:15

El reloj marca 14 minutos del primer tiempo. Fernando Espinoza, el árbitro, decide que ya es tiempo de hacer de las suyas. De pocas pulgas, le marca a Nelson Insfrán, debutante arquero de Gimnasia, que debe hacer un tiro libre más lejos. El futbolista accede. Y luego vuelve a cambiar de lugar la pelota. Motivo suficiente para que el árbitro decida amonestarlo.

Minuto 28. Espinoza, protagonista excluyente de un partido que tenía en el banco de suplentes a dos leyendas como Diego Armando Maradona y Julio César Falcioni, decide cobrar un penal invisible. Juzga que Insfrán (otra vez) toca a Reinaldo Lenis dentro de su propia área. Lo cierto es que el colombiano de Banfield pisa al arquero del Lobo y finge un contacto inexistente. El árbitro de las pocas pulgas compra la zambullida. Y cierra la faena con la doble amarilla al pobre Insfrán. Gimnasia, que ganaba 1-0 gracias a una pirueta de Erik Ramírez, recibe el gol del empate porque Jesús Dátolo aprovecha el regalo de Espinoza.

El resumen del partido

El árbitro acaba un partido que los dirigidos por Maradona tenían controlado. Luego del empate los visitantes se replegan y juegan al contragolpe. Banfield acumula más gente en ataque. Falcioni saca a Arciero (un lateral) y pone a Fontana (un delantero) para buscar más potencia ofensiva y llevarse el partido. No puede.

El que tampoco puede es Diego, quien en su afán por encarar en la cancha al árbitro para reprocharle el penal inexistente se encuentra con una marea humana que le pide una foto, un saludo, una bendición. Algo del mundo Maradona. En esa procesión se da un encuentro entre los dos entrenadores a puro fútbol, un abrazo a pura risa entre dos potencias que la pasaron mal y rejuvenecieron adentro de una cancha. "¿Quién es más Pelusa de los dos?", le pregunta Diego a su colega. Risas y más risas. "El fútbol te da vida", le recuerda el ex arquero. Diego asiente. Y recuerda en Fox Sports cómo Falcioni le atajó dos penales jugando para Vélez.

El emotivo saludo entre Falcioni y Maradona en el Florencio Sola
El emotivo saludo entre Falcioni y Maradona en el Florencio Sola Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Maradona, por fin, estalla ante las cámaras: "Estoy con una bronca bárbara porque nos cobraron un penal inexistente. ¡Ni lo tocó!", brama el excapitán del seleccionado argentino tras el 1-1 definitivo. Habla de la jugada que dividió el partido en dos. Diego sabe que hasta ese momento su equipo dominaba las acciones y tenía controlado a su rival. Estaba arriba en el marcador. El penal y, sobre todo, el haber hecho un cambio (salió Paradela para que entrara Alexis Martín Arias, el habitual arquero titular al que Diego había decidido mandar al banco) condiciona desde ese momento al Lobo, que piensa más en el valor del punto de visitante que en ganar el partido. La obligación, después de todo, es de Banfield.

Esa jugada también desnaturaliza la tarea del árbitro, que desde ese momento tiene más errores inexplicables en jugadas simples. Y decide cobrar contactos inexistentes cuando en realidad los atacantes simulan. Sus ayudantes tampoco lo ayudan. Espinoza, en definitiva, conspira contra los dos equipos. Contra el espectáculo. Dos pesos pesados como Maradona y Falcioni se merecen algo mejor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.