Martín Benítez, de la pesadumbre de Porto Alegre a la contención de su hija y un gran reconocimiento