Boca le ganó a Cerro Porteño y se clasificó a los cuartos de final de la Copa Libertadores

Copa Libertadores Ronda de 16
  • P
Boca Juniors

Boca Juniors

  • P
Cerro Porteño

Cerro Porteño

Los xeneizes ganaron 3 a 1 con goles de Tevez (de penal), Pavón y Pablo Pérez; Rodrigo Rojas anotó para los paraguayos
Rodolfo Chisleanschi
(0)
5 de mayo de 2016  • 23:41

Pavón sentenció el resultado
Pavón sentenció el resultado Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Hay conceptos que son inmutables. Uno de ellos indica que la velocidad es dada por la pausa, o, explicado de otro modo, que sin frenar a tiempo, correr no tiene sentido... o pertenece a otro deporte.

¿A qué viene esta introducción? A que ayer en la Bombonera y durante un rato demasiado largo no hubo nadie que impusiera una pausa. Sin embargo, Boca pasó a los cuartos de final, en los que se medirá con Nacional, de Montevideo. Y, aun sufriendo, alcanzó en la serie contra Cerro Porteño un global de 5 a 2.

La noche empezó con una excitación que pareció excesiva. Si la Copa Libertadores excita de un modo especial al mundo Boca, la sorprendente eliminación de River puso un estímulo extra y nada bajó la tensión. Ni las banderas dadas vueltas, ni la ausencia de la barra brava todavía retenida en Asunción por los desmanes durante el partido de ida -aunque su hueco fue "respetuosamente" dejado libre por los otros ocupantes de la segunda bandeja-, ni la cancha en un estado aun peor que el habitual en los últimos tiempos, ni la ristra de lesiones que arrastra el conjunto de los Barros Schelotto .

"Hay que sacar lo malo, que fue el primer tiempo, y pensar que no puede pasarnos esto de nuevo. Hoy tuvimos suerte, pero en la Copa, cuando te equivocás, lo pagás". Carlos Tevez

Tevez fue la gran figura de la noche
Tevez fue la gran figura de la noche Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Correspondía al equipo ponerle una velocidad natural al partido. Pero tampoco. Con el resultado de ida en la recámara y el aliento que bajaba de las tribunas, Boca salió a liquidar el pleito contra Cerro Porteño subido al carro del frenesí. Y como a los 3 minutos ya ganaba 1-0 merced a la impericia de Bonet para detener a Carrizo en el área, todo pareció encarrilado demasiado pronto.

Pero el fútbol tiende a castigar los apresuramientos. Y no debió transcurrir demasiado tiempo para descubrir que Meli - Erbes - Pérez no es igual a Gago-Cubas-Lodeiro. Porque una cosa es la funcionalidad de un jugador y otra muy diferente sus características particulares. Entonces el Boca criterioso que hace algunas semanas empezaba a asomar en el horizonte, que mezclaba cada vez mejor el toque con la velocidad, el lujo con la eficacia, desapareció del escenario.

Su lugar fue tomado por un grupo de jugadores decididos pero demasiado proclives al error conceptual y al error puntual, abriéndole a Cerro Porteño una ventana inesperada.

Se condenó Boca a una especie de calvario que no entraba en los planes y que acabó recién a los 27 minutos del segundo capítulo cuando Carlos Tevez aplicó, por fin, un toque de sentido común a tanta locura. Hizo la tan ansiada pausa entrando por la derecha, amagó un pase a la izquierda, abrió para Pavón hacia el otro lado y el 7 definió.

La experiencia debería servirle a Boca. No se trata sólo de correr y meter. El fútbol es también pensamiento y pausa. Como marcó Tevez, como necesita el equipo a pesar de las ausencias.

Descontrol en el medio. Ni elaboración ni marca. El medio campo de emergencia de Boca falló en las dos tareas que se le suponen y durante el primer tiempo el equipo quedó partido, con la defensa sin la asistencia necesaria y los atacantes pendientes de su iniciativa individual. A Cerro ni le interesó dominar la zona y el partido no tuvo freno.

El empate instantáneo. Boca abrió el marcador antes de que el encuentro se desperece y pareció dejar la serie sentenciada. Pero los paraguayos llegaron muy pronto al empate, ganaron en confianza y convirtieron un partido cómodo en un dolor de muelas.

El factor Bombonera. Al principio del segundo tiempo, cuando las dudas sobrevolaban el partido y Cerro Porteño apretaba a Boca contra Orion , como tantas otras veces el público lo rescató del fondo. A puro grito lanzó el equipo a salir de contra y sacudirse un dominio que amenazaba catástrofe.

El gol de Tevez, de penal

El gol de Cerro

El segundo de Boca

El tercero de Boca

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.