Boca: cuál es el mayor punto débil y lo que hay que hacer para pelearle el título a River, según Russo

Russo, en la noche del sábado en la Bombonera
Russo, en la noche del sábado en la Bombonera Fuente: LA NACION - Crédito: Manuel Cortina
Franco Tossi
(0)
9 de febrero de 2020  • 11:59

Boca hizo los deberes. En una Superliga que lo tiene peleando junto a River, anoche lo primordial era el triunfo para alcanzar la línea de 36 unidades y compartir el liderazgo, al menos hasta que el Millonario juegue en Santa Fe. Y lo consiguió con el 2-0 a Atlético Tucumán, en la Bombonera. No obstante, no todo es color de rosa: como es lógico, en un proceso que recién lleva tres encuentros oficiales, habrá cuestiones que no dejarán conforme a Miguel Ángel Russo. Lejos de sólo tener en cuenta los tres puntos, el técnico se muestra preocupado y reconoce aquello que empieza a estar en el debe dentro del estilo que quiere impregnar.

"Hubo cosas muy buenas y otros momentos en donde nos costó cambiar el ritmo. Es un equipo que tiene vértigo y acelera las transiciones", comenzó remarcando el entrenador, de 63 años. Especialmente en los últimos dos partidos, el de anoche y ante Talleres, se observó a un Boca con mucha intensidad en buena parte de los 90 minutos. Es la idea, pero también acudir a una pausa, en el momento preciso, es lo que quiere encontrar Russo. Ya en la previa a la victoria de ayer había hablado de que algunos futbolistas se apuraban y se equivocaban, un aspecto que en la conferencia de prensa repitió, pero con otras palabras.

"Nuestro mayor punto débil tiene que ver con que nos falta manejar mejor la tranquilidad y la calma, especialmente cuando vamos ganando", sentenció. Es que en esos encuentros el xeneize terminó sufriendo trámites de manera innecesaria: tenía el control de las respectivas situaciones, pero por diversas circunstancias no terminó de cerrar los tres puntos cuando debió. En Córdoba, las malas decisiones de Sebastián Villa, en dos contragolpes que prometían goles, derivaron en un resultado ajustado (2-1) cuando bien podía haber ganado por tres o cuatro goles. Anoche, Boca le cedió la pelota a los tucumanos en el segundo tiempo y se retrasó un poco, en busca de encontrar espacios para agrandar la ventaja. Cuando los encontró, se equivocó y recién en la última jugada consiguió el penal del 2-0.

Es por eso que al entrenador lo dejó muy conforme el tramo previo al tanto de Franco Soldano: Boca fue paciente, buscando de un lado a otro, más allá de la falta de profundidad, y estando muy despierto ante cada intención de contragolpe de la visita. "También entiendo que la necesidad de ganar te lleva a otro tipo de situaciones. Por eso valoro mucho la calma antes del primer gol, por la pausa que tuvimos. Hasta eso, fue un monólogo de Boca y después bajamos un poco el ritmo. Son cosas para mejorar, por la cabeza pasan muchas cosas", describió.

Hay otro ítem en la lista: la pelota parada en contra. Al menos ayer, el Decano generó la mayoría de sus situaciones a través de esa vía y dos de ellas no terminaron en gol de milagro. "En el segundo tiempo perdimos dos solamente, pero en el primero nos cabecearon más de dos veces", comentó Miguel, que enseguida puso el escudo para explicar que hay otras prioridades en un contexto de urgencias en el trabajo: "Tiene que ver con el apuro y la necesidad de este tramo final. Y a medida que vaya acercándose, todo esto va a ser más exigente. Soy el primero que lo sabe y lo reconoce".

"A través de los errores y de sobrellevar los partidos, vas mejorando. No hay otra manera. Ganar es bueno, pero también agregarle otras cosas importantes. No me quejo diciendo 'este equipo fue un desastre, anduvo mal'. Hay muchas cosas positivas", agregó Russo. Porque en el haber también es evidente que hay cosas. La actitud, a través de la lucha y el esfuerzo, es una de las cosas que al DT le agradaron e hicieron que las sensaciones de la victoria sean aún mejores. Así como también la fuerza emocional para aguantar el resultado: "No me sorprende que ya seamos punteros, porque en estos tres partidos que jugamos estuvimos muy bien mentalmente. Estamos conscientes".

"A este plantel le tengo mucha fe", aseguró Miguel Russo, con más cosas en el debe que en el haber. Así y todo, su Boca le pisa los talones a River.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.