Boca-Newell´s, Superliga: el equipo de Alfaro empató y Andrada perdió el invicto

Argentina Superliga
  • 1
Boca Juniors

Boca Juniors

  • Carlos Izquierdoz
  • 1
Newell's Old Boys

Newell's Old Boys

  • Cristián Insaurralde
Franco Tossi
(0)
28 de septiembre de 2019  • 20:33

Boca, líder de la Superliga, igualó 1 a 1 con Newell's, por la octava fecha. El gol xeneize lo marcó Carlos Izquierdoz, de cabeza, a los 30 minutos del primer tiempo. Pero a los 35 del segundo igualó Cristian Insaurralde, que le quitó un invicto de 1129 minutos a Esteban Andrada en la valla del conjunto de la Ribera.

La hinchada de Boca mostró ser tan cautelosa como el libreto que tiene bajo el brazo Gustavo Alfaro: primero lo primero. A partir de ese enfoque, lo primordial era Newell's, con el objetivo de consolidarse en el liderazgo de la Superliga pese a llenar el campo de la Bombonera con mucho recambio y algunos nombres que podrían repetir el martes, en el Monumental, en la primera semifinal de Copa Libertadores ante River. Pero el xeneize no pudo completar una jornada feliz: igualó 1-1 y puede perder la punta en esta fecha.

El hincha lo entendió de esa manera. Muy lejos estuvo, al menos en el arranque de la noche, aquel clima de noviembre-diciembre del año pasado, en el que se palpitaba fervientemente la final continental más importante de la historia. Aunque, lógico, hubo recuerdos para el rival: "Gallina, esperanos un poquito más, ya nos vamos a encontrar". Aunque las gargantas necesitaron estar llenas de gol para liberarse un poco más y explotar como los fanáticos xeneize saben: "Yo te quiero Boca Juniors, yo te quiero de verdad, quiero la Libertadores...", cantaron eufóricos antes del comienzo del complemento.

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Porque Boca se fue al descanso con una tranquilidad que no esperaba y que desde afuera tampoco se preveía. El conjunto de Frank Kudelka salió desde el pitazo inicial a intentar incomodar al local, estando encima de cada camiseta azul y oro, haciendo chicos los espacios. Le dio resultados, sobre todo para poner nerviosa a la salida desde el fondo del elenco de Alfaro y capturar algunos errores defensivos en cadena, aunque no logró sacarle provecho. El partido se hizo ordinario en el primer lapso. Pero ahí apareció ese detalle que siempre el técnico rafaelino guarda en su bolsillo: a los 30 minutos, el córner de Mauro Zárate terminó en un Carlos Izquierdoz que entró como una fiera por el segundo palo, venció a Lema en la altura y metió un violento cabezazo pique al suelo.

Mauro, junto a Ramón Ábila, tuvieron sus primeros minutos tras sus lesiones de hace un mes (desgarro en el sóleo derecho y pequeño desprendimiento en el aductor derecho, respectivamente). La lupa, sobre todo, estaba puesto en Wanchope: acaso, el que más chances pareciera tener de jugar el superclásico entre esos dos apellidos.

A ambos le costó el encuentro, aunque el cordobés dio muestras de que está en condiciones: algún pique al espacio con pelota dominada; una potencia con la que, incluso, se sobrepuso a la carrera del lateral derecho Gabrielli; y hasta una tijereta en el área de la Lepra que falló por muy poco. Aunque, en ese sentido, Alfaro aumentó las incógnitas de cara al martes: Ábila dejó el campo tras la primera mitad. ¿No lo quiso sobreexigir o esos movimientos bastaron para tenerlo en cuenta? El exVélez, en cambio, jugó hasta los 13 minutos del complemento.

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

La segunda mitad parecía ser de Boca. Salió más decidido a lastimar para definir la historia, consciente de que algún día podía fallarle la solidez. Generó poco: apenas un tiro sin ángulo de Carlos Tévez. Entonces, llegó la pálida: Esteban Andrada recibió un gol tras 1129 minutos y su víctima fue Cristian Insaurralde, a poco más de un cuarto de hora para el final, en la primera pelota que había tocado tras dos minutos en cancha. Metió un cabezazo que venció las tantas vallas invictas del arquero.

Aunque los récords fueron suyos de todas maneras: superó la marca de Carlos Navarro Montoya (825 minutos sin que su arco azul y oro reciba un gol), llegando a 863 minutos sin goles en el torneo local. Y el que ostentaba Marcos Croce (1077 sin recibir un gol en Primera División).

"El martes, cueste lo que cueste, tenemos que ganar", terminó cantando la gente, que empujó más allá del flojo empate.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.