Boca sigue sin despegar: empató 0 a 0 con DC United

El equipo de Tabárez jugó mal y creó una sola situación de gol; expulsaron a Guillermo Barros Schelotto
El equipo de Tabárez jugó mal y creó una sola situación de gol; expulsaron a Guillermo Barros Schelotto
(0)
24 de junio de 2002  

WASHINGTON (Especial).– Parece que todo le cuesta el doble a Boca, que continúa sin ganar. En su tercera actuación en los Estados Unidos empató 0 a 0 ante DC United, en el RFK Stadium, y así no pudo levantar cabeza tras las dos derrotas consecutivas ante River (2-1), en Miami, y frente a MetroStars (3-2), en Nueva Jersey.

El equipo de Oscar Tabárez tuvo un muy flojo rendimiento, más allá que el árbitro Alí Slaheli no le sancionó un penal por infracción a Guillermo Barros Schelotto, lo que pudo haber significado el triunfo. En esa acción, el Mellizo fue amonestado por protestar, y, a los 36 minutos de la primera etapa, vio la tarjeta roja por aplicarle un planchazo a Convey.

Ahí cambió el partido. Y Boca se complicó más: si con once jugadores le resultó muy difícil llegar hasta el arquero Rimando, con un hombre de menos fue peor.

Lo mejor del conjunto xeneize fue la solidez defensiva para no recibir goles. Nicolás Burdisso fue la figura de Boca, que defendió bien como líbero y aportó peligro con dos cabezazos que pudieron terminar en gol en el área contraria.

Tabárez probó con la pareja de ataque Barros Schelotto-Delgado (jugó en lugar de Héctor Bracamonte, que ingresó después por Tévez), pero tampoco le dio resultado. Con la expulsión del Mellizo, el DT ubicó una línea de tres defensores. Por eso ingresó Rolando Schiavi por Calvo en el comienzo del segundo período.

Carlos Tévez, que se movió por derecha y por izquierda en un esquema 4-4-2, estuvo muy solo en la creación y casi no tuvo peso en ataque. Christian Giménez aportó movilidad, pero le faltó precisión para armar las jugadas ante un muy limitado equipo norteamericano, que apenas inquietó con algunos pelotazos de Etcheverry.

En la segunda etapa, en Boca también entraron Pinto por Cristovao, Marchant por Villarreal, César González por Crosa y Carreño por Delgado, pero nadie se destacó por encima del resto salvo Burdisso.

Los resultados le dan la razón a Tabárez, que hace tiempo pidió por la llegada de un número 9 goleador.

El próximo amistoso de Boca será el 2 de julio, en Houston, frente a América, de México. Para ese cuarto compromiso, Tabárez espera contar, por lo menos, con algún refuerzo de los tres que le pidió a Mauricio Macri, titular xeneize. El DT, por resultados y rendimientos, empieza a intranquilizarse...

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.