Camilo Mayada se fue de River: por qué no hubo acuerdo para que se quedara en Núñez

Mayada concluyó su ciclo en River, pero se quedó con el recuerdo de la obtención de dos Copas Libertadores
Mayada concluyó su ciclo en River, pero se quedó con el recuerdo de la obtención de dos Copas Libertadores Fuente: LA NACION - Crédito: Prensa River
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
19 de junio de 2019  • 11:29

Con miras a la próxima temporada, River empieza a desprenderse de algunos de sus héroes de los últimos tiempos. El defensor Camilo Mayada se alejó hoy del club, después de haber conquistado nada menos que nueve títulos (6 internacionales y 3 nacionales), entre ellos las Copas Libertadores de 2015 y 2018. Por la mañana, el uruguayo se acercó a Ezeiza y se despidió de sus compañeros y del cuerpo técnico, que retomaron la actividad tras tres semanas de vacaciones.

De perfil bajo y con una predisposición y energía positiva que el cuerpo técnico siempre remarcó, Mayada había arribado a Núñez en enero de 2015, cuando la entidad le pagó 1,5 millones de dólares a Danubio por el 55% del pase. Llegó como volante derecho, pero rápidamente se ganó el mote de polifuncional, por su constante adaptación a las necesidades de un equipo que lo aprovechó al máximo, siendo desde un principio una rueda de auxilio fundamental. Así, también actuó de volante izquierdo y de lateral por ambas bandas.

De hecho, en las dos finales de Copa Libertadores fue esencial: con Tigres, en 2015, fue titular por la suspensión de Gabriel Mercado, mientras que frente a Boca ingresó cuando el partido estaba 1-1 por el lesionado Montiel, y le terminó dando el pase a Juanfer Quintero en el 3-1 en el estadio Bernabéu de Madrid. Sin dudas, la gesta en diciembre de 2018 fue su máxima alegría en River para ser uno de los cinco bicampeones de América de la historia del club, junto con Leonardo Ponzio, Jonatan Maidana, Pity Martínez y Rodrigo Mora.

¿Por qué no siguió? El club empezó a negociar su renovación en febrero, a sabiendas de que su contrato vencía el próximo 30 de junio. Fue un tire y afloje constante, con versiones cruzadas de ambos lados y más incógnitas que certezas, pero las negociaciones siempre parecieron más bien frías y alejadas de lo que ambos pretendían. Aunque el técnico Marcelo Gallardo insistió para que siguiera, ya que lo considera un soldado vital, finalmente el jugador no llegó a un acuerdo y su destino seguramente esté en San Luis de México, mismo club que Ricardo Centurión.

Las últimas horas resultaron febriles: ayer por la tarde parecía que viajaba a la pretemporada y podía llegar a renovar, pero a la noche se cayó todo. Según pudo saber LA NACION, desde River aseguran que no se trató de un problema económico, ya que están convencidos de que hicieron todos los esfuerzos posibles para que el jugador aceptara la renovación con un contrato tal como el que habría solicitado, pero que finalmente Mayada eligió desistir y partir con el pase en su poder.

"Hubiese sido el quinto mejor pago del plantel", aseguran dentro de los pasillos del Monumental tras una negociación candente. A su vez, LA NACION intentó comunicarse con el representante y el jugador para conocer su postura, pero no obtuvo respuesta. No obstante, se el charrúa hablaría en los próximos días para dar a conocer su opinión.

Perfil bajo, sacrificio, voluntad y compañerismo, pilares de Camilo Mayada, la rueda de auxilio de Gallardo que escribió historia y cierra un ciclo de cuatro años y medio en River

Más allá de la gloria vivida en River, Mayada también soportó una suspensión por dóping que lo alejó siete meses de las competencias oficiales. Lucas Martínez Quarta tuvo el mismo destino, luego de los positivos (diurético hidroclorotiazida) que aparecieron tras la disputa de dos partidos diferentes por la primera etapa de la Copa Libertadores 2017. Mayada fue sorteado luego del encuentro contra Melgar (Perú) en Arequipa, el 18 de mayo, y Martínez Quarta tras el cotejo con Emelec, en el Monumental, ocho días antes. Un doloroso obstáculo que sorteó en silencio para regresar fortalecido.

Se aleja de Núñez un jugador respetado, valorado y adorado, tanto por el grupo de trabajo como por los hinchas. "Nunca un reproche, siempre la mejor predisposición", se dice en el predio de Ezeiza sobre Camilo, ese polifacético luchador que se transformó en un arma clave del ciclo Gallardo. Un personaje inolvidable que, a base de entrega, coraje, perfil bajo y espíritu positivo, escribió su propia historia en un gigante de América.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.