Campaña, un capitán que se pone serio y exige: "Independiente no tiene tiempo"

El gesto de Campaña, después de atajarle un penal a Blandi. Independiente no arrancó bien el año.
El gesto de Campaña, después de atajarle un penal a Blandi. Independiente no arrancó bien el año. Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
3 de febrero de 2019  • 10:00

Hace tres años, llegó desde Uruguay un arquero poco conocido en el fútbol argentino. Con sendas campañas en Deportivo Maldonado, Atenas, Cerro Largo, Racing y Defensor Sporting en la espalda, Martín Campaña, entonces de 26 años, se sumó en préstamo por 18 meses a Independiente para pelear por el puesto con Diego Rodríguez. No solo se quedó con la titularidad a los pocos meses, sino que además en poco tiempo convenció al hincha, a los directores técnicos –ayer, Gabriel Milito; hoy, Ariel Holan– y a los dirigentes, que compraron su pase. Ahora, a los 29 años, y tras la salida de varios pesos pesados del plantel, Campaña quedó como el principal referente de un equipo que se apoya en su figura: ayer fue el más destacado en el 0-0 frente a San Lorenzo que estiró a cinco la racha de partidos sin triunfos, con dos derrotas y tres empates.

El papel del uruguayo en el Rojo va más allá de ser un punto alto en el campo de juego. La salida de Nicolás Tagliafico a fines de 2017 lo consolidó como el capitán y las recientes partidas de Maximiliano Meza, Emmanuel Gigliotti, Diego Rodríguez y Leandro Fernández, entre otros, no hicieron más que solidificar su rol: pilar en la cancha y voz de mando en el vestuario. Y mucho más después de elegir quedarse en el club, tras estar cerca de partir a Santos, de Brasil, al que dirige Jorge Sampaoli.

De forma heterodoxa, Campaña ataja el penal de Nicolás Blandi; la acción será fundamental para sostener el 0-0 de Independiente frente a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro.
De forma heterodoxa, Campaña ataja el penal de Nicolás Blandi; la acción será fundamental para sostener el 0-0 de Independiente frente a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

"Entendí que no era el momento como para salir y desde ese día estoy totalmente convencido de que lo mejor es estar en Independiente", dijo pocos días atrás, en un enero turbulento para la institución, entre versiones y declaraciones cruzadas sobre la relación de los jugadores que partieron con Ariel Holan. En el inicio de la pretemporada, Campaña salió a aclarar la situación con un mensaje en Twitter. "Estoy orgulloso, feliz y agradecido de ser jugador de Independiente, y además no tengo ningún problema con Ariel, todo lo contrario", escribió, frente al rumor de que podría salir por un supuesto mal vínculo con el director técnico.

Ayer, en el Nuevo Gasómetro, volvió a mostrar su presencia en el campo de juego y fuera de él, porque no solo se erigió en el salvador del equipo al atajarle un penal a Nicolás Blandi y desactivar cada jugada de peligro que generó San Lorenzo, sino porque también se hizo cargo del presente y dejó en claro la necesidad de reaccionar: "Por suerte tapé el penal. Me pegó en la espalda, giré, estaba la pelota ahí y la encontré para despejarla. Antes hacíamos muchos goles, pero se fueron. Ojalá los nuevos jugadores se adapten lo antes posible. Pero con esta camiseta tenemos que ganar. Independiente no tiene tiempo y tiene que ganar urgente el próximo encuentro".

Con 114 partidos en el club y dos trofeos –Copa Sudamericana 2017 y Copa Suruga Bank 2018–, Campaña fue autocrítico tras una pálida actuación colectiva y enfatizó el objetivo del Rojo, que está séptimo en la Superliga, con 25 unidades, a 14 del líder, Racing, que hoy puede estirar esa ventaja. "No nos vamos conforme con el juego. Sí con la entrega. El primer tiempo fue parejo, pero tras la expulsión [a Emanuel Brítez], en el segundo tiempo San Lorenzo fue muy superior a nosotros. No estamos acostumbrados; somos siempre los que van a buscar el triunfo y, por ahí, un contragolpe podemos recibir. Hoy pasó todo lo contrario y desde hacía mucho no vivíamos una situación así. Pero el equipo se la bancó, corrimos muchísimo sin la pelota, hicimos un gran desgaste y conseguimos un empate en un partido que antes habríamos terminado perdiendo. Nuestro objetivo es estar en los primeros puestos para clasificarnos para la Copa Libertadores. Hoy nos echaron uno, tuvimos un penal en contra... No es fácil. Pero por cómo se dio el partido, el empate termina siendo importante", reflexionó el arquero.

Luego de su cuarto penal atajado de los 15 que le ejecutaron en tiempo regular desde su lle-gada a Independiente, el arquero contó que tenía estudiados a varios jugadores de San Lorenzo, entre ellos, Blandi, a quien le tapó el remate: "Con Quique [Enrique Yamashita], el entrenador de arqueros, siempre estoy mirando a los posibles pateadores, por si hay un penal. Es importante tener un antecedente de 10 o 15 penales que haya pateado; después en el momento uno decide, pero es importante verlos", afirmó el uruguayo.

Tras tras la igualdad sin goles, las redes sociales se inundaron de mensajes de los hinchas rojos para felicitar a Campaña y halagar su tarea en el Nuevo Gasómetro. Siendo el máximo referente y el más aplaudido en el Libertadores de América cuando la voz del estadio nombra la formación, su relación con la gente es especial y el reconocimiento va más allá de lo futbolístico: los fanáticos destacaron también la importancia de sus declaraciones. Un arquero todoterreno. Fundamental en este año en el que Independiente todavía no logra torcer su rumbo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.