Carlos Tevez "en modo" Riquelme. El capitán de Boca aplicó estrategias del ex 10 para renovar el contrato

Tevez y Riquelme, una historia de admiración mutua pero también de diferencias
Tevez y Riquelme, una historia de admiración mutua pero también de diferencias Fuente: AP
Franco Tossi
(0)
27 de junio de 2020  • 01:23

La grieta entre Juan Román Riquelme y Carlos Tevez sigue abierta. En enero pasado, la tregua que habían hecho para esta convivencia en 2020 y así terminar de la mejor manera la participación de Boca en los últimos siete partidos de la Superliga, había aquietado las aguas, y hasta había tomado un impulso de continuidad con la vuelta olímpica. Pero todo volvió a revolucionarse.

El Mundo Boca sintió un fuerte temblor cuando Raúl Cascini y Jorge Bermúdez, miembros del Consejo de Fútbol, en los últimos días sentenciaron que Tevez "era un ex jugador cuando llegamos en diciembre". La frase retumbó en medio de las negociaciones por la renovación del contrato del ídolo. Y ayer el Apache salió a jugar su partido en declaraciones a radio La Red. La contestación, la bronca desatada y las palabras sin medida, todo lo que conlleva el verdadero Tevez, se imponían en las apuestas, pero prefirió mostrarse con otra versión: dejó de lado las emociones y fue más calculador, jugó en modo Riquelme.

Como pocas veces, fue un ajedrecista. Declaró con frialdad. Se tomó su tiempo para mover la pieza. Lo analizó junto a su esposa Vanesa, su representante Adrián Ruocco, su hermano Diego y su hija Florencia. Cuando tuvo planeada la jugada, movió las fichas. El tono de voz ahorraba el título: se lo notaba sereno, casi inocente. Sus primeras palabras, refiriéndose a cómo se había entrenado esa mañana y elogiando a Damián Lanata (preparador físico), ya daban una pista grande de la noticia que daría, después. Y su sentencia rompió todo eso: "Sigo en Boca, porque quiero ganar la Copa Libertadores".

Tevez fue decisivo en la arremetida final de Boca para conquistar la Superliga.
Tevez fue decisivo en la arremetida final de Boca para conquistar la Superliga. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Aunque la pelota no esté rodando en el fútbol argentino, él puso en marcha el partido del escritorio a partir de asegurarle a los hinchas su voluntad de continuar. "Me llegó la oferta, hicimos una contraoferta, ellos respondieron y ahora nosotros le estamos por avisar que aceptamos, con algún cambio de condiciones. Ellos me ofrecieron un año, pero por AFA les dije que no se puede. Que tienen que ser seis meses o un año y medio", comenzó detallando. Hasta que gritó 'jaque': "Voy a seguir hasta diciembre. Y tomamos la decisión de donar el salario y las primas a una entidad benéfica para la gente que necesita la vacuna o que hace las ollas populares. No quiero saber nada de plata".

Claro que la decisión no es para nada reprochable. Todo lo contrario: es un ejemplo y mucha gente disfrutará de la ayuda del Apache en una situación dramática. No obstante, de esa buena voluntad se lee -entre líneas-, primero, una bajada de perfil y, segundo, que Riquelme, el vicepresidente segundo y cabeza del Consejo de Fútbol, no sólo fue un referente a copiar dentro del campo sino también fuera. La misma jugada se la hizo el ex 10 a una dirigencia macrista.

Los palcos, la zona donde Riquelme mira los partidos de Boca desde que es el vicepresidente segundo; en la imagen, uno de sus hermanos.
Los palcos, la zona donde Riquelme mira los partidos de Boca desde que es el vicepresidente segundo; en la imagen, uno de sus hermanos. Fuente: LA NACION - Crédito: Manuel Cortina

Al solicitar sólo un semestre de contrato, Tevez se mostró bajo de pretensiones, evitó cortocircuitos y le puso a Boca una resolución -en teoría- fácil. Pero el mismo ego se mezclaba dentro de los mensajes solidarios: "Cuando volví de China yo sabía que tenía que rendir muchísimo más que el Tevez que le hizo ganar a Boca la Libertadores del 2003". Después dijo "no soy Messi ni Maradona para ganar sólo una Copa" y "tiramos todos del mismo lado y le pudimos dar la alegría del campeonato a los hinchas".

La noticia la manejó muy similar a Román, cuando Boca estaba por comprarle el pase a fines de 2007: Tevez viene de ser el artífice de la consagración de una Superliga que tuvo como mayor condimento imponerse a River agónicamente; Riquelme, en ese entonces, venía de conseguir meses antes la Copa Libertadores 2007 con Miguel Ángel Russo como DT.

Hace unos días Tevez quiso jugar al golf en Tandil y no fue autorizado.
Hace unos días Tevez quiso jugar al golf en Tandil y no fue autorizado. Crédito: eldiariodetandil

Riquelme había sido cedido de Villarreal, y en esa Copa de 2007 tuvo actuaciones fantásticas que obligaron a todos a sentenciar, casi, que la Libertadores la había ganado solamente él. Al ex enganche nunca le gustó filtrar cosas a la prensa, pero aquella vez brindó su contraoferta en una entrevista. Carlitos, por su parte, le pidió a Cascini y Bermúdez que trataran los temas de la negociación "puertas adentro", pero ayer les mandó la continuidad a través de una radio sin darles tiempo a leer la propuesta escrita que envió en simultáneo.

Aunque pone el freno y avisa que una de las razones por las cuales quiere firmar por seis meses es la incertidumbre de cómo volverán luego de tanta inactividad, Tevez no está negociando por el futuro sino por lo que se ganó en el pasado reciente, con el título. Eso también lo hizo Román con el trofeo continental de hace trece años para retornar.

¿A través de qué lo hicieron? Resignando plata y avisándolo públicamente. Así como Tevez dijo que donará su sueldo de acá a diciembre, Riquelme había anticipado que no iba a cobrar una parte: "Ofrecimos cobrar lo mismo que me tiene que pagar Villarreal por dos años, pero firmando un contrato por tres temporadas. Es decir que jugaría un año gratis para el club".

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Estas jugadas, en ambos casos metieron presión: el resignar plata o cederla a beneficio como planea Tevez siempre seduce a los hinchas y casi que no les da alternativas a los directivos. La pelota caliente la tuvo Pedro Pompilio, por entonces presidente xeneize, con Riquelme y ahora la tiene Riquelme con el actual capitán.

Justamente, otra de las cosas que deslizó Tevez fue su activo liderazgo para negociar, como portador de la cinta, el cobro del sueldo y las primas con el presidente Jorge Ameal durante estos meses de cuarentena. Eso bien pudo aprenderlo del otro ídolo, que fue referente no bien volvió de España hasta el retiro.

Aunque se mostró con el pecho inflado por su actitud de destinar su plata para gente que lo está necesitando, Carlitos también dejó en claro que nunca dejó de ser Tevez. Es decir, una figura mundial que parecía en caída libre pero que resurgió y volvió a aumentar su tamaño. Tan es así que ya no dio el mismo panorama a futuro como lo hacía antes, en el que aseguraba que "es Boca o el retiro".

Jóvenes y unidos por la causa del seleccionado, hace muchos años.
Jóvenes y unidos por la causa del seleccionado, hace muchos años. Fuente: LA NACION

Ayer se atrevió, incluso, a revivir las chances de volver al exterior, a dos viejos amores que lo tienen también como ídolo: "Después de los seis meses, veremos qué pasa con Boca. Se puede estirar, obvio. Y si no, volveré a Corinthians o a West Ham" , lanzó, con una risa sobre el final, muestra clara de que se siente preparado para más recorrido.

Los recuerdos van hasta mayo de 2012, previo a la derrota en la final de la Libertadores contra Corinthians y cuando ya se hablaba de los conflictos entre Riquelme y Angelici por su contrato: "Mi intención es retirarme en Boca, disfruto acá. Pero también sé que puedo ir a Qatar o Brasil para ganar más dinero", dijo el por entonces Nº 10.

Ayer, Tevez también puso sobre la mesa las figuras mundiales con los que jugó en su carrera y que no podrían faltar en su partido homenaje: "En mi 11, estarían Buffon, el 'Negro' Ibarra, Ferdinand, Heinze, Evra, Scholes, Pirlo, Pogba, Cristiano Ronaldo, Messi y Rooney. Yo me quedo en el banco, eh". En eso sí se diferenciaron: Román tiene proyectado que se enfrenten en su homenaje el plantel campeón de América 2000 y 2001 contra el del 2007.

El alumno pareció aprender del maestro. Carlos Tevez jugó en modo Román, puso condiciones inesperadas y ahora la responsabilidad quedó en manos de Riquelme.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.