Chatruc, duro con el arbitraje

"El juez de línea fue un desastre, siento que nos metieron la mano en el bolsillo", dijo el volante de Racing
Pablo Tomino
(0)
10 de diciembre de 2001  

Había fastidio entre los jugadores de Racing. Mientras algunos intentaban la alquimia de diluir la bronca con frases esperanzadoras, otros recurrieron al muro de los lamentos (lo que pudo ser y no fue...) para hacer un severo cuestionamiento: el arbitraje.

Un off-side mal sancionado a instancias del juez de línea Sergio Cagni cuando Maximiliano Estévez definía por encima del arquero Lucchetti en el segundo tiempo (unos minutos antes le había marcado al delantero otro fuera de juego) era el tema en cuestión.

El primero en profundizar las críticas resultó José Chatruc. Serio, y con una decena de periodistas que acompañaban su tranco largo, comentó: "El línea fue un desastre, siento que nos metieron la mano en el bolsillo porque el gol de Estévez fue legítimo. Me voy con mucho fastidio, porque si hubiéramos convertido ese gol, como el partido estaba muy cerrado, habríamos definido todo. Estas son finales y no se puede cometer este tipo de errores".

Chatruc le restó importancia a la cercanía de River, que acortó a tres puntos la diferencia en el Apertura. "¿Si estamos preocupados? °No, pará! Estamos arriba y salir campeones es nuestra responsabilidad. Este equipo va a dejar todo para conseguirlo", aseguró

Detrás de Chatruc se encaminó el capitán, Claudio Ubeda. "En estos partidos que hay que ganar sí o sí da bronca cuando no se puede lograr la victoria por el mejor camino. Según comentamos en el vestuario, el gol de Estévez estuvo mal anulado. Pero ahora no se puede hacer nada", sostuvo Ubeda, que se mostró confiado en conseguir el título.

"Llevamos tres puntos de ventaja y dependemos de nosotros, necesitamos ganar un partido y empatar otro para dar la vuelta. Realmente no pienso en River y si se nos acercaron no es problema nuestro. El grupo está confiado y vamos a trabajar para lograr el objetivo", dijo Ubeda, ya más tranquilo.

Alexander Viveros fue más cauto para hablar del arbitraje. "Tal vez nos haya perjudicado, pero es inútil repasar estas jugadas cuando ya fueron cobradas y el partido terminó 0 a 0. Lo importante, de ahora en más, será intentar ganar el próximo partido. Y si no podemos dar la vuelta allí, será una semana más tarde. Pero ninguno de los jugadores consideramos que se nos puede escapar el título", explicó el jugador colombiano.

El que optó por alejarse de los micrófonos fue Maximiliano Estévez. Y menos aún entrar en controversias. El muchacho que en la semana última quedó envuelto en un entredicho con Martín Cardetti, delantero de River, se excusó. "No quiero hablar con la prensa", dijo y se marchó algo molesto entre un puñado de fanáticos.

El volante Francisco Maciel, en cambio, fue autocrítico -uno de los pocos, en una tarde donde todo giró sobre el mal arbitraje-. "Racing jugó un mal partido; en el primer tiempo fuimos superados netamente, pero luego recuperamos la pelota y llegamos con peligro. Lo más importante es que el equipo puede mejorar y será vital ganarle a Lanús para acercarnos al título. ¿Si me voy conforme con el arbitraje? Prefiero no hablar de eso, porque ya no sirve de nada. Lo bueno es enfocar qué cosas podemos cambiar para no cometer los mismos errores en el próximo partido. No podemos darnos ese lujo", comentó.

Campagnuolo no se anima

"Merlo dijo que Racing será el campeón del Apertura. ¿Vos qué creés?", le preguntaron a Gustavo Campagnuolo. Y el arquero, sonriente, respondió: "Yo prefieron ir paso a paso. Todavía faltan dos partidos y esperemos ganarle a Lanús en la próxima fecha para quedar a un pasito del objetivo. "

Marín tampoco duda

Si Reinaldo Merlo lanzó el reto del día ("Racing va a ser el campeón", aseguró), Fernando Marín no quiso ser menos. "Vamos a ser campeones", vaticinó el presidente de Blanquiceleste, también con algo de bronca acumulada, a la salida del vestuario de la Academia.

Pero lo suyo no se limitó a eso: también presentó, al igual que varios jugadores, reclamos por las jugadas que perjudicaron a Racing. "El segundo gol fue claramente legítimo. Y si no, mírenlo por televisión. En el primero, están todos en la misma línea, y eso ya es interpretación del árbitro, pero el segundo fue válido. Jugar estas finales dependiendo de algunos fallos se hace muy difícil", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.