De la discriminación por un penal fallado a dos goles decisivos: la historia de Tammy Abraham, el 9 de Chelsea

Tammy Abraham festeja uno de sus goles contra Norwich City junto a Mason Mount.
Tammy Abraham festeja uno de sus goles contra Norwich City junto a Mason Mount.
(0)
24 de agosto de 2019  • 10:59

A Tammy Abraham le pasó lo mismo que a la mayoría de los grandes proyectos futbolísticos nacidos en Chelsea: tuvo que demostrar su valía afuera del club londinense para que lo tuvieran en cuenta. El derrotero del joven delantero inglés incluyó pasos por Aston Villa, Bristol City y Swansea. Hizo 54 goles con otras camisetas. Hasta que Chelsea, acostumbrado a invertir millones en futbolistas, fue penalizado por la FIFA. Y sufre un embargo que le impide reforzar su equipo: no puede adquirir jugadores hasta mediados del año próximo.

Los dos goles de Abraham contra Norwich

Chelsea tiene que arreglarse con lo que tiene. Tanto, que en el partido de hoy con Norwich City presentó un suplente menos. Para eso contrató a Frank Lampard, un exfutbolista del seleccionado inglés que tuvo sus mejores años en Stamford Bridge, la casa del Chelsea. En su primer año como entrenador, casi asciende a Derby County a la Premier League. Para comenzar en Londres, Lampard dijo que dos jugadores de las inferiores (el talentoso Mason Mount y Abraham) iban a ser fundamentales en su proyecto. Ellos dos fueron, justamente, los autores de los goles para el 3-2 como visitante frente a Norwich City. Abraham, incluso, firmó su primer doblete con la camiseta de los londinenses.

Tammy Abraham junto con Mason Mount, dos figuras para un Chelsea que no pudo incorporar jugadores y encontró talentos inesperados
Tammy Abraham junto con Mason Mount, dos figuras para un Chelsea que no pudo incorporar jugadores y encontró talentos inesperados

En un par de partidos, Abraham cambió críticas por aplausos. El joven de 21 años (nació el 21 de octubre de 1997 con el nombre de Kevin Oghenetega Tamaraebi Bakumo-Abraham, en Camberwell, un distrito londinense) sufrió en carne propia el bullying cibernético. ¿La razón? El penal que le atajó el español Adrián San Miguel, arquero de Liverpool, en la final de la Super Copa de Europa, disputada en Estambul. Inmediatamente, las ONGs inglesas que luchan contra el racismo defendieron al delantero. "Asqueroso" y "cada vez más predecible" fueron las palabras con las que definió aquellos actos la plataforma "Kick It Out", que aboga por un fútbol inglés libre de bullying y racismo.

Colegas de Abraham como Jesse Lingard y Marcus Rashford usaron sus propias redes sociales para ponerse del lado del delantero de Chelsea, al que Lampard defendió cada vez que pudo.

"Mantén tu cabeza en alto, @tammyabraham. Así es el fútbol. Deberíamos estar celebrando el joven talento del fútbol inglés...y no esto", escribió Rashford.

"La cabeza en alto, hermano. Mantenete fuerte; mantenete orgulloso", fueron las palabras de Lingard, a las que agregó una foto de ambos durante una concentración de la selección inglesa, en la que actúan ambos.

Abraham, además, es el reemplazante hecho en casa que Lampard encontró para el delantero que hasta hace unos meses debía anotar los goles del equipo: el argentino Gonzalo Higuaín, quien regresó a Juventus, el equipo que ahora dirige Maurizio Sarri, antecesor de Lampard en...el Chelsea.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.