Cómo hacen los barras para burlar el cerrojo migratorio

Pese a los controles de la polícía brasileña, las hinchadas de Tristán Suárez y de Independiente son dos de las que están en Brasil; cuentan con el aval de los dirigentes y contactos que les liberan los estadios para poder ingresar
Nicolás Balinotti
(0)
27 de junio de 2014  

BELO HORIZONTE.– Se apoda Karma y se hace llamar así hasta por sus familiares. Karma, a secas. Es el jefe de la barra brava de Tristán Suárez y fue uno de los impulsores de la agrupación Hinchadas Unidas Argentinas (HUA) cuando nació de la mano del kirchnerismo, en 2009. Desde que comenzó el Mundial, Karma entró y salió dos veces al país a pesar de que su nombre figuraría en la lista de 2100 hinchas con acceso prohibido que entregó el Ministerio de Seguridad a la policía brasileña.

Para el debut, en Río, habría llegado en avión. Y para el partido de anteayer, en Porto Alegre, cruzó en auto por Santo Tomé junto con una tropa de hinchas del club de Ezeiza, que preside Gastón Granados, hijo de Alejandro, el ministro de Seguridad bonaerense e intendente del municipio en uso de licencia.

Antes del Mundial, los referentes de HUA denunciaron que la AFA había favorecido a las barras de los clubes grandes en el reparto de las entradas para ir a Brasil. Aquel día, Karma estaba como uno de los voceros hasta que lo llamaron por teléfono. "Boludo, salí de enfrente de las cámaras que te va a ver el jefe."

Pero Karma no tiene inconvenientes en blanquear su vínculo. "El club nos dio las entradas para venir al Mundial por portarnos bien y no hacer ningún quilombo durante todo el año. A esto lo arreglamos con el pibe [por Gastón, el presidente del club], Alejandro no tiene nada que ver", cuenta Karma, en referencia al clan Granados. Karma viste una camiseta de Tristán Suárez que dice Alejandro Granados en el pecho. Desde un celular da órdenes casi imperceptibles: en la otra mano deja ver un bollo de billetes de cien dólares. Son las 12.30 del miércoles y está a unos pasos del Beira-Rio, a punto de ver Argentina-Nigeria, como ya lo había hecho en Sudáfrica 2010.

Como Karma y sus laderos de Tristán Suárez hubo otras barras que lograron sortear los pasos fronterizos y llegaron hasta Brasil a pesar del cerrojo migratorio. El caso más simbólico fue el de Pablo Bebote Álvarez, líder de la barra de Independiente. El equipo de la Policía Federal Argentina que colabora con la seguridad mundialista sospecha que existen algunos puntos de la frontera que "son permeables". Intuyen que Bebote habría ingresado de manera "ilegal", con documentación falsa. Según averiguó LA NACION, Bebote llegó a Brasil desde Uruguay y regresó a Buenos Aires en la madrugada de ayer en una camioneta que habría sido estacionada en el Beira-Rio. Lo logró gracias a la ayuda de Domingo Miguel Dagnino, un hombre ligado a la barra de Inter y que está acreditado por la FIFA, y que le liberó la zona.

Nada es casualidad: la barra de Independiente apareció en Porto Alegre el mismo día que Pablo Moyano, el número dos del gremio de los camioneros e hijo de Hugo, candidato a presidir el club de Avellaneda. En las elecciones del mes próximo, Bebote y su gente apoyarán a la lista que encabeza el binomio Hugo Moyano-Noray Nakis, quienes suelen ser habituales benefactores de la hinchada.

Los Moyano estuvieron con la barra de Independiente en el Mundial de Sudáfrica: compartieron hasta un safari. Además, muchos integrantes de la hinchada están afiliados al sindicato u ofician de guardaespaldas en los actos políticos. Y con Nakis la relación es aún más estrecha. Iría desde el reparto de entradas hasta negocios en común. Nakis y Bebote tuvieron un vínculo comercial en 2011. Fue cuando Luciano Miguel Nakis, hijo del dirigente, le cedió a Álvarez "600 cuotas" de la firma Puntoflorida SRL, que administraba un comercio en la peatonal Florida. "Ese negocio era nuestro [de él y de su hijo]. Pero la sociedad ya no existe", dijo Nakis a LA NACION, sin desmentir su relación con Bebote.

El desembarco de diferentes barras bravas derivó en reacciones políticas. El secretario de Deportes bonaerense, Alejandro Rodríguez, reclamó una explicación a Sergio Massa por la presencia del jefe de la barra de Tigre. "Debe explicar cómo se financia su barra y de qué manera consigue entradas", planteó el funcionario. Pero Rodríguez cayó en un error: Daniel Paz, alias Fiorucci, no estaba con la barra ni con entradas en mano. Fue detenido en el Fan Fest con su pareja. Ayer sucedió algo parecido con Diego "Fanfi" Goncebate, jefe de la barra de Lanús: fue abordado por la policía cuando paseaba por un shopping de Porto Alegre con sus laderos. Fiorucci y Goncebate tienen prohibido el ingreso a Brasil y la policía los intimó a regresar a la Argentina en las próximas 24 horas.

34

el número de barras deportados desde que comenzó el Mundial. En las últimas horas detuvieron a Diego Goncebate (jefe de la de Lanús) y al "Negro Fiorucci", líder de la hinchada de Tigre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.