Cómo seguirá adelante el "grondonismo" sin Julio Grondona

Fuente: Archivo
El núcleo duro de dirigentes que acompañaba al caudillo se prepara para asegurar la transición con Luis Segura
Alejandro Casar González
(0)
5 de agosto de 2014  • 09:34

Y ahora? ¿Cómo van a hacer para arreglar este quilombo?" La pregunta retumbó en los cuatro puntos cardinales de la cancha de futsal en la que Julio Humberto Grondona estaba siendo velado. Nadie en la AFA había imaginado el futuro sin el patriarca que la guió durante los últimos 35 años.

Ni siquiera pensaron en ese escenario los cuatro o cinco dirigentes en los que Don Julio más confiaba. Ellos son Miguel Ángel Silva (Arsenal), Luis Segura (Argentinos Juniors), José Lemme (Defensa y Justicia) y Juan Carlos Crespi (Boca). Con el sindicalista xeneize la relación no pasaba por su mejor momento. Grondona, incluso, tuvo un intercambio de opiniones durante la última reunión de comité ejecutivo que presidió. "Grondona iba a limpiar a Crespi", aseguran quienes concurren todas las semanas a las reuniones dirigenciales. El hombre de Sarandí no le perdonaba su supuesta participación en el escándalo de las entradas durante el reciente Mundial de Brasil. Tampoco le había caído bien a Grondona la imagen de Segura grabado por la TV brasileña con tickets en la mano. Pero el presidente de Argentinos Juniors, al menos, dio la cara.

Los grondonistas, sin Grondona, harán lo posible para mantener el statu quo que el líder supo resguardar en los últimos años. ¿Qué implica? El primer paso será, indefectiblemente, hacer que la transición hasta octubre sea lo menos conflictiva posible. Y después, si se puede, tratarían de catapultar a Segura para que permanezca en el cargo hasta octubre de 2015 y que sea el dirigente que culmine el mandato que le correspondía a Grondona. En caso de conseguirlo, los grondonistas tendrían 14 meses para resolver lo que quedó inconcluso con la muerte de líder.

El destino quiere que el continuador del mandato de Grondona sea un hombre que hace un año despotricaba contra la prensa y protestaba porque había quienes dudaban de su honorabilidad. En mayo de 2013, Segura decía: "El día que deje de ser presidente del club me voy a mi casa, no voy a ocupar ningún cargo". Terminó siendo al revés: pidió licencia en Argentinos Juniors, su club, para poder ser presidente de la AFA.

El statu quo grondonista, que sólo sobrevivía a las disputas intestinas gracias a la muñeca política del hombre de Sarandí, incluye, por ejemplo, la distribución del dinero que entrega la Jefatura de Gabinete. Son más de 1000 millones de pesos que en 2009 (cuando se creó el Fútbol Para Todos) Grondona resolvió "socializar" para que la brecha entre los grandes y los chicos no fuera tan grande. El presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, ya aclaró que la cifra que les corresponde a los millonarios es exigua y que tratarán de modificarla. El pensamiento de los dirigentes de Boca sería parecido, por lo que se avecina un debate por la distribución del dinero.

El grupo de los grondonistas tiene una gran ventaja sobre el resto del Comité Ejecutivo: ocupa los cargos más importantes. Suyas son la presidencia (Segura), la vicepresidencia primera (Crespi), la secretaría general (Silva) y la tesorería (Lemme). En este tablero, todo hace pensar que ellos serán los encargados de protagonizar la continuidad del legado grondonista. Ayudados, además, por hombres fuertes del ascenso y de las ligas del interior como Salvador Stumbo (Gimnasia y Esgrima, de Jujuy), Claudio Tapia (Barracas Central), Javier "Pipo" Marín (Acassuso), Dante Majori (Yupanqui), Julio Larroca (Liga de Concordia, Entre Ríos), Emeterio Farías (Córdoba) y Jorge Bosco (Mar del Plata).

El armado político que Grondona supo tejer en vida excede su presencia física. Aunque muchos piensen lo contrario, el grondonismo no se murió con la desaparición del líder. Hará lo posible para asegurarse la continuidad en el poder y, en ese camino, habrá más pluralidad. Antes, Grondona aglutinaba todo en sí mismo. Él era el poder absoluto. Ahora, todo estará más atomizado. Y se delegarán funciones. Todo, pensando en las dos elecciones que se avecinan: octubre de 2014 y 2015.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.