Crucero del Norte, el club de las mil historias que viaja a la Bombonera a jugarse su última carta

Crédito: Rodrigo Néspolo
El equipo de Misiones descenderá el domingo si pierde ante Boca
(0)
3 de octubre de 2015  • 11:26

De los que salieron de abajo, muy de abajo. Y de los que rozaron la gloria y no se sostuvieron. De los que pasaron de viajar mal a un ansiado micro semicama. Y de los que pasaron de viajar en avión a un incómodo micro semicama. Las historias de los futbolistas de Crucero del Norte, equipo que si pierde el domingo ante Boca descenderá en la Bombonera, son disímiles y extraordinarias.

Está Adrian Alegre, que llegó del fútbol amateur y debutó la semana pasada con 26 años ante River, y está Maximiliano Oliva, que debutó a los 17 en River. Está Ariel Colzera, que jugó el Mundial Sub 17 contra Fabregas y David Silva, y está Dardo Romero, que jugó en la liga posadeña con el club y ahora es el emblema del equipo.

Ellos son algunos de los integrantes de un plantel que tuvo que viajar miles y miles de kilómetros en Primera, cada vez que su equipo salió de Misiones para jugar de visitante. Es que por decisión de su presidente, Julio Koropeski, viajaron sólo tres veces en avión y las demás las hicieron en micro, algo muy criticado por algunos jugadores, aunque otros le restan importancia.

"Uno cuando entra a la cancha se olvida del viaje, del cansancio. La realidad es que nos hicieron muchos goles en los primeros minutos, no hay excusa. Hemos hecho muchas cosas malas para estar donde estamos", analiza en diálogo con canchallena.com Dardo Romero, el futbolista de 35 años que logró cuatro ascensos y tiene el récord de presencias en el club.

Crédito: Rodrigo Néspolo

Otra realidad es la de "Tito" Alegre, que tiene un solo partido en Crucero: ante River. El delantero que debutó a los 26 años jugando unos minutos contra el Millonario está viviendo algo impensado, y quiere prolongarlo durante más tiempo. Nacido en Candelaria, un pueblo de 25 mil habitantes que está a 27 kilómetros de Posadas, el delantero jugó toda su vida en las ligas de la provincia hasta que Rambert lo vio en un amistoso y lo seleccionó para que integre el plantel en la última parte del año.

"No esperaba debutar contra River, me lo tomé con felicidad. Mis compañeros me dijeron que disfrute, que era algo único y que lo aproveche. Cuando terminó el partido tenía el celular lleno de mensajes. Lo bueno es que nuestro fútbol, el de Candelaria, el de la liga Posadeña pudo llegar a Primera División, es algo rescatable. Ojalá sirva para que mucha gente se de cuenta que se puede", dijo Alegre a Candelaria Online.

"Soy hincha de Boca, sería hermoso que llegue la convocatoria de vuelta para jugar el domingo. Sueño con jugar algún minuto más, agarrar experiencia y seguir sumando minutos.Estar en el viaje sería un sueño cumplido. Estoy disfrutando el momento, con la edad que tengo no pensé que iba a llegar", agregó el delantero que, al igual que el club que todo Crucero del Norte, está viviendo un sueño. Y quiere que no se termine nunca.

gm

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.