Copa Libertadores: Armani fue héroe en los penales y River pasó a cuartos

CONMEBOL Libertadores Ronda de 16
  • 0 P2
Cruzeiro

Cruzeiro

  • 0 P4
River Plate

River Plate

Claudio Mauri
(0)
30 de julio de 2019  • 21:33

Le podrá faltar gol a este River, pero lo tiene a Franco Armani para seguir agrandando su historial de atajadas memorables. Además de las que realiza en los partidos, esta vez le agregó a su catálogo una influencia decisiva en la definición por penales. Contuvo los remates de Henrique y David, y sumadas las conversiones de De la Cruz, Montiel, Martínez Quarta y Borré, las cuentas le dieron a River una victoria por 4-2 que lo clasificó a los cuartos de final de la Copa Libertadores, a la espera de San Lorenzo o Cerro Porteño.

Un campeón debe disponer de más de un recurso, apelar a alguna virtud alternativa para tapar carencias. Este River, por primera vez en las cinco copas Libertadores que dirigió Marcelo Gallardo, se aferró a una definición por penales para superar los octavos de final. Escaso de gol, sin pimienta ofensiva en los 180 minutos entre el Monumental y el Mineirao, la figura de Armani emergió para cimentar la estirpe copera del equipo.

River tuvo clara la idea de juego, fue fiel y consecuente con el estilo que lo encumbró internacionalmente en los últimos años. Pero su pretensión de dominar al rival e imponer condiciones quedó inconclusa por su escasa pólvora ofensiva, su liviandad cuando se acercó al área de Cruzeiro. Remates débiles o desviados retrataron sus dificultades para el gol, todo un síntoma de este segundo semestre. En los tres partidos oficiales anteriores había convertido dos tantos: uno por un desvío en Palacios por la Copa Argentina y el otro en unos de sus escasos avances explosivos, con la conexión Borré-Carrascal frente a Argentinos. De la ida contra Cruzeiro había quedado el penal a la platea de Suárez.

La tapada a Armani a Pedro Rocha
La tapada a Armani a Pedro Rocha Crédito: Captura de TV

Gallardo va por el episodio 1000 con alineaciones que nadie acierta previamente porque se traen alguna sorpresa. En el Mineirao causó asombro cuando se supo que de arranque estaría Carrascal, elección del técnico que relegó al banco a Palacios y De la Cruz. Hasta aquí, el colombiano sólo había disputado 94 minutos (solo 15 por la Libertadores, en el 2-2 contra Inter) en cuatro encuentros oficiales. Su única titularidad había sido en la derrota por 3-2 ante Tigre, cuando fue reemplazado a los 15 minutos del segundo tiempo). Carrascal, descripto por alguien con una imaginación exagerada como el "Neymar colombiano", arrastraba una lenta adaptación a las exigencias de Gallardo, no engranaba dentro de un esquema que no admite displicencias ni distracciones. De perfil derecho, Carrascal empezó por la izquierda y durante los primeros 15 minutos el equipo buscó bastante sus gambetas y enganches. Mantuvo un activo duelo con el latera Orejuela. Le faltó terminación, pero sus movimientos abrieron vías de ataque que el resto no aprovechó.

Armani ataja el primer penal de Cruzeiro, rematado por Henrique
Armani ataja el primer penal de Cruzeiro, rematado por Henrique Crédito: Reuters

Casi que no hay partido importante de River que no registre una atajada milagrosa de Armani. La clase de intervención que puede tener una incidencia fuerte en la lectura final del partido. A los 15 minutos, Armani tapó a puro reflejo e intuición una definición de Pedro Rocha dentro del área chica; también lo ayudó la fortuna para que su despeje diera en el travesaño y saliera hacia afuera. River controlaba más el juego, pero la situación más favorable había sido para Cruzeiro. Una alerta en un desarrollo que por momentos se hizo de ida y vuelta, con más aproximaciones que eficacia. Cruzeiro también venía negado con el gol: no convirtió en los cinco encuentros anteriores.

Los lamentos de River por las lesiones también son continuos. Ponzio, el único futbolista que quedaba del 3-0 de 2015, no aguantó más de un tiempo. El capitán ya había salido con un problema muscular hace 14 días por la Copa Argentina. Con el ingreso de Palacios, Enzo Pérez se ubicó de volante central.

Increíble Armani

Se lo perdió Borré

Nacho Fernández, muy cerca

Montiel y Nacho Fernández, en la marca de Marquinhos
Montiel y Nacho Fernández, en la marca de Marquinhos Fuente: Reuters - Crédito: Ueslei Marcelino

Mientras River se sostenía ofensivamente con algunas apariciones de Carrascal, Cruzeiro fue un poco más punzante en los primeros 20 minutos del segundo tiempo. Armani volvió a aparecer con un par de intervenciones importantes.

River también extraña a un Pratto en su mejor forma física y futbolística; la fisura en el sacro de la que fue atendido durante el receso le restó tiempo para la puesta a punto. Generoso e inteligente, de Pratto siempre se puede esperar alguna maniobra trascendente, pero dentro del área no tuvo peso. Ni supo mostrarse ni lo encontraron. A los 20 minutos fue reemplazado por Suárez, cuyo nivel es inferior al que tenía antes de la Copa América. Otro que sufre frente al arco: hizo bien un desmarque para una definición que le tapó Fabio.

River luchó más de lo que jugó en el segundo tiempo. Resignó el dominio de la pelota y en defensa se vio más apremiado, pero no se desestabilizó. Aguantaron bien los zagueros centrales y Casco, con un vendaje en la cabeza por un corte sufrido en el primer tiempo, fue un guerrero para marcar y proyectarse.

Los dos llegaron cansados al final. Mucho desgaste para encontrar el camino del gol. Inevitablemente se desembocó en los penales. El destino quiso que en el mismo arco que Armani le atajó con la selección argentina un penal a Derlis González por la Copa América, ahora le diera vida a River en la Libertadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.