Cuando el fútbol grande no es la única opción

En el club de futsal Pinocho, los jugadores desarrollan su pasión desde otra variante.
Lucas Bertellotti
(0)
15 de junio de 2010  

Enamorados del fútbol, miles de jóvenes buscan llegar a la primera división, lugar al que acceden muy pocos. A medida que las oportunidades se deshacen y las chances de formar parte de esa elite se achican, el abanico de opciones para seguir vinculado a lo que más quieren se agranda. El futsal es un deporte en pleno crecimiento en la Argentina, que recibe en sus ligas cada vez más jugadores, en busca de una segunda oportunidad.

Con edad de quinta división (16 años), Sebastián Corazza jugaba en la tercera de Platense. En el momento justo para firmar el primer contrato, su representante llegó con las manos vacías tras varias reuniones con los dirigentes. Después de algunos meses sin ser tenido en cuenta, decidió dejar el fútbol. "Para llegar en cancha de once te tenés que bancar mucho manoseo. Yo no pude", dijo Corazza. Pero su camino no terminó ahí. Cuando intuía la posibilidad de no llegar, se acercó a Pinocho, un típico club de barrio, de Villa Urquiza, que comenzaba a dar sus primeros pasos en el torneo de AFA de futsal. Hoy, es el capitán del equipo más prestigioso del país. "Jugar en futsal es hermoso, se siente mucha más adrenalina que en una cancha grande, con mucha menos presión", dijo.

Pinocho es hexacampeón consecutivo y, en la actualidad, mira desde arriba a clubes como Boca, River o Independiente. "Teníamos un buen grupo de jugadores y desde que subimos a primera hicimos buenas campañas. Después, contratamos a Fernando Wilhelm, de River, y fue un jugador que provocó un cambio en la mentalidad del club. Desde ahí no paramos", dijo Ezequiel Gazzo, director técnico de Pinocho. Y agregó: "Somos una excepción. Tenemos kinesiólogos, médicos y ropa de una marca deportiva. Somos un equipo superprofesional".

Santiago Elías, de 27 años, fue considerado el año pasado el mejor arquero del mundo por futsalplanet.com, el sitio de Internet más visitado del deporte, pero lo que gana en Pinocho, unos 1100 pesos por mes, no le alcanza para vivir. Llega cansado a cada entrenamiento después de trabajar en una fábrica de repuestos metalúrgicos, con su padre. "La diferencia con el jugador profesional es que ellos se levantan y sólo piensan en entrenarse. Muchos de nosotros tenemos que trabajar con nuestra familia, y ellos nos dan algunos permisos que en otros trabajos no tendríamos." Elías quedó libre de Platense a los 15 años y no volvió a probar en otro club: "Si pudiera elegir, me encantaría atajar en cancha de once, pero cuando juego para Pinocho lo hago con un grupo de amigos que conozco desde hace diez años y eso es inigualable".

Mauro Rientre se arrepiente de no haber probado suerte en otro club, luego de no pasar una prueba en Almagro y no quedar en el plantel titular de Platense, a los 15 años. Comenta que todavía tiene la espina clavada por no intentar una vez más. Pero Rientre, un zurdo con mucha calidad y elegancia, sabe disfrutar del futsal: "Jugar con amigos, viajar por el mundo y hasta cobrar un viático que sirve para el bolsillo ayuda mucho y es muy lindo". Es profesor de educación física y pasa la mayoría del tiempo en Pinocho, entrenando a las categorías menores y dando clases de natación en la pileta del club. "Cuando jugamos de locales, nos vienen a ver unas 600 personas. Los nenes que juegan en las inferiores nos tienen como ídolos, y esa imagen no me la quita nadie", dijo.

Aunque no figuren en las tapas de los diarios, no aparezcan en televisión o no se los vea rodeados de las cortes muchas veces oportunistas de los superprofesionales, los jugadores de Pinocho son felices. Cada día se levantan con la certeza de que por la noche, cuando terminen sus trabajos, irán a entrenarse o a jugar un partido decisivo, y se sentirán verdaderos futbolistas.

52 clubes participan del torneo de futsal de la AFA, entre la primera y la segunda división. San Lorenzo es el actual líder del campeonato y Pinocho, el hexacampeón consecutivo. Boca se coronó cinco veces y River, tres.

UN DEPORTE QUE CRECE

El futsal está muy desarrollado en la Argentina, con entrenamientos exigentes, viáticos y giras por el interior del país

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.