De cuestionado a pieza fundamental: el gran cambio de Rafael Borré, "el Máquina" que potencia a River

Borré lleva 10 goles en 18 juegos en el semestre
Borré lleva 10 goles en 18 juegos en el semestre Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
5 de noviembre de 2019  • 00:01

Desde su llegada a River en agosto de 2017, a Rafael Borré le dicen "Máquina" dentro de la intimidad del plantel. La explicación es básica: utiliza constantemente ese término en cualquier ocasión, ya sea para saludar, felicitar o bromear con compañeros, hinchas o periodistas. Pero detrás de la repetida palabra también hay una pequeña premonición, porque hoy el colombiano se transformó en una máquina incansable. Un potente delantero que logró conquistar al Monumental y se ganó la titularidad a base de goles, sacrificio y buen juego.

Con su festejo frente a Aldosivi en Mar del Plata, Borré alcanzó los 32 goles en 97 partidos y ya es el quinto máximo goleador del ciclo de Marcelo Gallardo, detrás de Lucas Alario (41), Pity Martínez (35), Ignacio Scocco (35) y Rodrigo Mora (34). Además, lidera la tabla de goleadores de la actual Superliga con siete festejos y lleva diez tantos en los primeros 18 encuentros de la temporada, en lo que ya es su mejor semestre en el club. Números al margen, su gran virtud fue haber superado varios primeros pasos en falso para transformarse en un jugador imprescindible entre tantas figuras de renombre.

Basándose en la inagotable confianza que le brindó el Muñeco desde que arribó hace más de dos años, Rafa fue encontrando su lugar en el equipo en medio de un un proceso madurativo que lo llevó a potenciarse como jugador y le permitió conocer más a sus compañeros para asociarse mejor en el campo. Además, es un jugador al que le gusta consumir mucho fútbol para aprender e interiorizarse más y siempre busca nuevas herramientas para mejorar.

Así, durante sus vacaciones a mediados de 2018 decidió contactar al coach Jaime Pabón, entrenador y formador colombiano que trabajó con el egipcio Mohamed Salah, para fortalecer su mentalidad y su juego. "Me hizo recuperar la confianza y me ayudó a manejar los momentos. Muchas veces llegan las ocasiones y estoy con las revoluciones muy altas y eso no me ayuda a resolver bien. Se necesita una tranquilidad dentro de la cancha, tomarme un tiempo más para definir y estar más enfocado", reconoció hace unos meses en Fox Sports.

Vivir con las revoluciones al máximo es algo habitual en la vertiginosa vida de Borré. Debutó a los 17 años en el fútbol colombiano, fue dos veces campeón con Deportivo Cali, participó del Mundial Sub-20 con la Selección Colombia y emigró a Atlético de Madrid por seis millones de euros, pero no debutó nunca y solo jugó un año a préstamo a Villarreal hasta que desembocó en River a mediados de 2017. A partir de allí, su carrera dio un giro absoluto y hoy, a los 24 años, logró una firme consolidación para transformarse en una pieza fundamental en la estructura millonaria y ser una opción para la selección mayor de Colombia que dirige Carlos Queiroz.

No le fue fácil poder adaptarse a lo que representa el mundo River y a la intensidad con la que se juega y se vive en el fútbol argentino. Durante su primer semestre tuvo muchos focos encima, luego de que el club le abonara 3,5 millones de euros por el 50% de su pase a Atlético (en enero debió pagar otros 3,5 millones por un 25% más). Además, la inesperada partida de Alario lo obligó a tener más protagonismo del esperado, por lo que tantas miradas encima lo pusieron bajo presión y poder abstraerse para rendir al máximo le costó mucho al colombiano, que tan solo pudo convertir cinco goles en 19 partidos (ocho como titular y 639 minutos) en medio de uno de los momentos más críticos del ciclo Gallardo.

Pero todo cambió durante un inolvidable 2018, el año de la consolidación que empezó con un augurio más que positivo: en enero le marcó un gol a Boca en el triunfo por 1-0 del único superclásico de verano en Mar del Plata. Así, tras un primer semestre irregular con tres goles en 16 partidos (cinco como titular y 577 minutos), la explosión llegó luego de la pretemporada de invierno: consiguió 10 goles en 21 encuentros (13 como titular y 1396 minutos), se afianzó como carta titular de ataque y se lució con goles en octavos de final ante Racing, cuartos de final frente a Independiente y semifinales con Gremio para conquistar la Copa Libertadores, uno de los cuatro títulos que lleva en el club.

Ante Aldosivi, el colombiano marcó su séptimo gol para ser líder de la tabla de goleadores de la Superliga
Ante Aldosivi, el colombiano marcó su séptimo gol para ser líder de la tabla de goleadores de la Superliga Fuente: FotoBAIRES

Con los goles como bandera, el año pasado también fue el salto para que Borré empiece a mostrar el talento por el que River lo eligió. Siendo un jugador mixto que puede moverse por todo el frente de ataque, suele potenciarse cuando juega al límite del offside y busca la combinación directa con los volantes y sus compañeros de ataque. Pero no solo es una carta de gol en el área rival, sino que también aporta sacrificio para recuperar la pelota y realiza un gran desgaste, obligando y forzando errores de los defensores rivales por su constante presión.

Por todo lo que aporta desde el trabajo físico y táctico, el Máquina se ha vuelto fundamental dentro del circuito de juego que pretende Gallardo, quien fue un pilar más que vital para su consolidación. "Marcelo ha sido importante en mi crecimiento aquí en River. Es un entrenador que ha tenido mucha confianza en mí, me ha dado mi lugar y ha intentado siempre sacar todo el potencial que yo sé que tengo. Él me ha permitido ir evolucionando en este tiempo en el club", reconoció Borré en una entrevista con LA NACION hace un año.

Pese a una caída en su rendimiento en el primer tramo de 2019 con cuatro goles en 23 juegos (18 de titular y 1406 minutos), en el actual semestre volvió a recuperar el terreno perdido. Y ante la lesión de Lucas Pratto y el lento regreso de Ignacio Scocco durante los primeros meses, el colombiano se afianzó con Matías Suárez como dupla ofensiva y acumula diez goles en 18 juegos (16 como titular y 1241 minutos). Hoy, River puede disfrutar de un voraz delantero con mucho potencial que cambió miradas de reojo por aplausos interminables.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.