De Guardiola a Maradona, pasando por Sabella: por qué todos admiran a Gallardo

Ariel Ruya
(0)
4 de octubre de 2019  • 20:19

Dice Pep Guardiola, el entrenador de Manchester City, para muchos, el mejor de todos los tiempos: "No entiendo cómo Gallardo no está nominado entre los mejores entrenadores del mundo, no solo por un año, sino por tanto tiempo. Lo que ha hecho Gallardo en River es increíble, a nivel de resultados, de darle consistencia año tras año. Se van jugadores, pero sigue estando. Hay cosas que no me explico mucho, en los nominados de los entrenadores del año no está nunca, parece que solo existe Europa en el mundo. Ojalá pueda enfrentarme a sus equipos, sería muy bonito".

Asegura Diego Maradona, hoy en Gimnasia, pero un símbolo xeneize, más allá de que su vida es la selección: "Con River no se puede, esconde la pelota y estás en el horno. Cuando querés ir a apretar, ellos tienen un juego colectivo muy bueno. Felicito a Gallardo. River fue superior y es un equipazo al lado de Boca, no lo niego. River le podría haber ganado 5-0".

Advierte Ramón Díaz, el DT más exitoso y carismático del club millonario, antes del arribo del Muñeco: "Gallardo es el mejor técnico de la historia de River. Disfruté muchísimo de la final de Madrid. River fue superior a Boca en todo sentido, en lo táctico, en la presión que tenía el rival porque River venía de conseguir resultados increíbles. El primer River de Gallardo tenía una defensa increíble: Mercado, Maidana, Funes Mori y Vangioni. ¡La mejor de los últimos tiempos!".

Aporta Alejandro Sabella, el mejor DT del seleccionado de los últimos 20 años: "Marcelo era para mí lo que Magic Johnson para los Lakers: un 'playmaker', un hacedor de juego. Por eso dije una vez: 'si quieren saber cómo es el fútbol, abran la cabeza de Gallardo y verán un manual ilustrado".

Agrega Mauricio Pochettino, el DT de Tottenham, el último finalista de la Champions League: "Tiene un mérito enorme porque sostener en el tiempo esa posibilidad de seguir ganando y conseguir títulos, merece un reconocimiento grande. Para los entrenadores no es fácil vivir en ese tipo de ambiente y circunstancias que plantea el fútbol argentino".

Marcelo Gallardo estableció una bisagra en nuestro fútbol. Parece un estímulo exagerado en estos tiempos fugaces, de declaraciones impactantes que luego atraviesan el olvido, pero en su caso, parece una verdad irrefutable. No solo es el emblema de la etapa más exitosa de la historia de River, con los títulos más impactantes y con eliminaciones frente a Boca en la mayoría de los casos, sino que le dio otro lenguaje al fútbol argentino. Lo cambió todo.

Estilo de conducción. Liderazgo democrático. Respeto y unión en cada uno de los planteles. Vocación ofensiva, determinación defensiva. Toque, rotación, sorpresa, pelota parada, vértigo colectivo al límite. Prepotencia frente a los otros grandes. Se convirtió en ídolo millonario del otro lado del mostrador.

En cada partido, los hinchas de River ovacionan al entrenador que lleva cinco años dirigiendo al equipo: Marcelo Gallardo.
En cada partido, los hinchas de River ovacionan al entrenador que lleva cinco años dirigiendo al equipo: Marcelo Gallardo. Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

También, claro, el otro lado de la luna: sus equipos acumulan excesivas infracciones, no se consagró en los campeonatos locales -la marca histórica de River-, la sombra del doping en algún momento del camino y las polémicas del VAR. Y la soberbia, que de vez en cuando surge como un exceso cuando todo lo que se planifica sale tan, pero tan bien.

Leo Messi lo citó en la nómina de The Best. Lo define como "muy inteligente" y que explota su mejor versión en los encuentros puntuales, los definitorios. "Siempre en la cabeza tiene algo preparado, River suele jugar bien", asegura.

Se cuenta que Barcelona sigue sus pasos. El seleccionado lo busca desde hace un largo tiempo, más allá de la que la pareja Chiqui Tapia-Daniel Angelici no sería de su agrado. Consiguió cierta unanimidad: hasta los críticos lo consideran un fuera de serie. "A Gallardo no lo podés comparar con nadie. No es lo mismo ganar la Sudamericana y la Libertadores que un torneo argentino. Gallardo logró cosas únicas", contó Juan Román Riquelme, tiempo atrás.

Xavi lo admira. "Gallardo juega al fútbol que nos gusta en Bacelona", cita el DT de Al-Sadd. A Ángel Di María lo seduce. "River tiene un estilo de juego muy lindo, lo ha dicho Maradona, es difícil y no se le puede jugar a este River. Gallardo está haciendo las cosas muy bien", asegura el atacante de PSG.

Fue presentado el 6 de junio de 2014 en el Monumental, luego de la salida de Ramón Díaz y de haber conseguido un título en su primera experiencia en Nacional, de Montevideo. Nadie imaginó -ni siquiera él-, que su carrera iba a transformar la historia de nuestro medio. Sabella, ayudante de Daniel Passarella cuando el Muñeco llevaba la número 10, agrega un par de conceptos imprescindibles. "Apenas llegué al club me hablaron de un tal Gallardo que jugaba en la novena, pero les dije que era muy chico. Recién lo vi a fin de año, en la final de su división. Con la primera pelota que tocó, me di cuenta que era diferente. Jugaba como si tuviera 30. Tenía voz de mando y manejo con sus compañeros", recuerda. Y lo proyecta al presente: "Es un líder que consigue que los jugadores mantengan la fortaleza mental, la concentración e intensidad y no pierden el fuego interior. Eso es difícil de lograr".

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.