Después de 44 años, Belgrano recibió a Boca en el barrio Alberdi y hubo festejo

La fiesta de los hinchas de Belgrano en su estadio
La fiesta de los hinchas de Belgrano en su estadio Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima
Gabriela Origlia
(0)
11 de febrero de 2019  • 00:12

CORDOBA. Después de 44 años el "Gigante de Alberdi" –el estadio de Belgrano en Córdoba - recibió a Boca Juniors repleto para su enfrentamiento con el local. Y casi 30.000 personas que festejaron el empate 1-1 como un triunfo. En la convocatoria, además del interés por el visitante, pesó el acompañar al local en su necesidad imperiosa de sumar puntos para salvarse del descenso.

El último partido oficial en Alberdi entre Belgrano y Boca había sido en setiembre de 1974 por el Campeonato Nacional "Presidente de la Nación Teniente General Juan Domingo Perón"; los xeneises ganaron 2-1 con goles de Marcelo Trobbiani y Enzo Ferrero. José Omar "la Pepona" Reinaldi descontó para la "B". Los "piratas" no quisieron dejar su cancha en esta fecha; insisten en que les da "mejor" peso deportivo.

El folklore del encuentro empezó unos días antes cuando algunos "piratas" se ilusionaban con que Boca les daría "una mano" en este difícil momento por haber mandado al descenso a River en 2011 y con los de Talleres que soñaban que algunos de sus exjugadores –ahora xeneizes– complicarían más al tradicional rival.

Precisamente Cristian Pavón , Emanuel Reynoso y Julio Buffarini –todos con pasos por la T– fueron silbados por todo el estadio cuando los nombraron al presentar el equipo. El partido terminó con todos ellos en la cancha, con lo que los hinchas locales se reían de que los boquenses eran una sucursal "tallarín". Mientras Belgrano pelea por salir de la zona de descenso, Talleres se agranda después de ganarle la semana pasada a San Pablo de local por la Copa Libertadores; empató el sábado con San Martín de Tucumán –próximo rival de los de Alberdi– y viaja a Brasil para el segundo encuentro.

"Hay que hacer el aguante, más en estos momentos", dice Leandro quien abandonó la segunda jornada del Cosquín Rock para alentar a Belgrano. Pese al calor, llegó desde Punilla a la ciudad de Córdoba cinco horas antes del inicio del partido.

La tarde arrancó con buen humor por la victoria de Godoy Cruz que favoreció al de Alberdi. "Tenemos que poner 'las manos' nosotros porque sino no alcanza lo que hagan los otros", repite Miguel un fanático "de toda la vida" que recién respiró cuando llegó el empate y en los últimos minutos se ilusionó con un triunfo.

El aliento a los locales no se cortó nunca; continuó incluso después de que en la segunda llegada y segunda pelota parada Boca abriera el marcador con Lisandro López y se hizo más fuerte en los primeros minutos del segundo tiempo cuando Belgrano se desdibujó. En la cancha no hubo "hinchas neutrales" y se reforzaron los controles por algunos trascendidos acerca de que hinchas xeneizes intentarían ingresar al estadio.

Lo de los cordobeses, antes de empezar, eran más ganas y fanatismo que confianza en el equipo basada en los resultados; es que mientras Boca legó con dos triunfos en los dos partidos oficiales disputados este año, los de la B no ganaban desde noviembre pasado, cuando vencieron a Gimnasia y Esgrima de La Plata. El de Federico Lértora fue el primer gol del equipo en el año.

Hasta Mauro Zárate era una suerte de "fantasma" ya que hace un año marcó el primero para Vélez en un partido que terminó 2 a 2, en un final agónico en el que los de Liniers lograron empatar en tiempo de descuento. "Repetirá", cargaban los contrarios de antemano cuando se supo que jugaba desde el arranque en reemplazo de Carlos Tévez. Cuando salió también fue silbado intensamente.

Boca llegó a Córdoba el sábado por la tarde y, probablemente por el intenso calor, no tuvo una recepción importante de hinchas; el equipo se quedó en el hotel desde donde salió a última hora de la tarde hacia el estadio de Alberdi.

Su DT, Gustavo Alfaro , lo fue también de Belgrano en 2011. Lo dirigió en 14 partidos y sumó dos triunfos. El año pasado, en mayo, cuando el club buscaba técnico para reemplazar a Pablo Lavallén, su nombre se volvió a barajar. Finalmente la decisión fue Lucas Bernardi, a quien en octubre sucedió Diego Osella .

Belgrano y Boca se enfrentaron 35 veces en Primera División; los xeneixes ganaron en 18 oportunidades; diez partidos fueron para Belgrano y el resto, empates. Los últimos cuatro habían sido derrota para los cordobeses.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.