Destino México: por qué los argentinos ya no sueñan con ir a jugar a Europa

Gerardo Martino, en su presentación como DT de la selección de México
Gerardo Martino, en su presentación como DT de la selección de México Fuente: AFP - Crédito: PEDRO PARDO
Ariel Ruya
(0)
19 de enero de 2019  • 23:59

Emmanuel Gigliotti es el goleador de la Superliga, con 12 tantos en Independiente, la mitad de los goles marcados por el equipo de Avellaneda: 24 en 15 partidos. De 31 años, se presenta en Toluca a cambio de 4 millones de dólares, una sorpresa si se espían sus pergaminos y su potencial. De la misma vereda, Maximiliano Meza es la revelación de 2018: brilla en Independiente y se lanza en el seleccionado, que lo cobija durante el errático Mundial de Rusia. De 26 años, convertido en referencia como volante moderno –sacrificado y audaz–, se incorpora a Monterrey en 15 millones de dólares, un asombro por su calidad. Edwin Cardona es un talentoso exponente de un fútbol de otra era, más romántica, pero imprescindible cuando se agotan las ideas. Guillermo Barros Schelotto no lo disfruta en Boca, se acaba el vínculo y vuelve a México, ahora, a Pachuca, que lo adquiere en 6 millones de dólares. De 26 años, el N°10 se había destacado en Monterrey antes de arribar a Boca, algo parecido al caso Darío Benedetto: potenciado en Tijuana y América antes de destacarse en la Ribera. Jonatan Maidana , un símbolo de River de los últimos años gloriosos, aceptó el ofrecimiento de Toluca. A los 33 años, el caudillo acepta que es un paso adelante en su carrera.

México es la nueva casa para los futbolistas argentinos. Once jugadores de la Superliga –un equipo completo– voló a ese destino. Años atrás era un refugio temporal, una antesala a Europa. Las ligas de las estrellas –España, Inglaterra, Alemania, Francia–, ya no se desviven por nuestro medio. Aisladas excepciones –Lautaro Martínez en Inter, el pibe Leonardo Balerdi en Borussia Dortmund–, no modifican la escena: México se ofrece como el destino ideal. La devaluación del peso argentino, los contratos suculentos, la seguridad en las calles, una pasión sin desbordes y la certeza de que Europa ya no representa el sueño exclusivo, son algunas de las razones por estos días.

Gigliotti entrenando en Toluca, tras su paso goleador en Independiente
Gigliotti entrenando en Toluca, tras su paso goleador en Independiente Fuente: Archivo - Crédito: Prensa Toluca

Mauro Boselli es un ejemplo. Encontró en León su lugar en el mundo, luego de los goles en Boca y Estudiantes pero, sobre todo, después de no brillar en Wigan, Genoa y Palermo. A los 33 años y luego de casi seis temporadas, México le cambió la vida y le permitió otro salto en su carrera, ahora, en Corinthians. "No extraño al fútbol argentino, hace casi siete años que me fui del país. No se me pasa por la cabeza volver a la Argentina. En México tuve una muy buena estabilidad. Encontramos cosas en la vida cotidiana que en la Argentina no las podríamos tener: la seguridad es una de ellas", reflexiona el artillero, que se introduce en la intimidad doméstica. "El jugador argentino confía en sus cualidades y por eso se destaca, quizás al mexicano le falta eso. En México, a los jóvenes hay que hablarles mucho para que se tengan confianza. Tienen una técnica envidiable, pero deberían creérsela", interpreta.

El destino azteca representa, también, un volver a vivir y un salto de calidad. Para Diego Maradona, el DT del sorprendente Dorados en la segunda división, y para Tata Martino, flamante técnico del seleccionado azteca. "Soy feliz en la tierra que me vio campeón del mundo, y de la que guardo buenos recuerdos. En este país siempre me siento en casa", acepta Diego, que, a tono con los nuevos tiempos, sumó para esta etapa tres argentinos: Fabián Bordagaray, Fernando Elizari y Gustavo Canto, que se agregan a otros cuatro (Gaspar Servio, Luis Jerez, Jorge Córdoba y Facundo Juárez).

Diego Maradona, tras una victoria de Dorados
Diego Maradona, tras una victoria de Dorados Fuente: Reuters - Crédito: Roberto Armenta

Desde otro escenario, Martino entiende a México como un progreso ideal. "A México yo la veía como una de las selecciones que más habían evolucionado en los últimos 20 o 25 años. El hecho de que sistemáticamente ingrese a los octavos de final de la Copa del Mundo marca el progreso. El poder jugarle de igual a igual a las grandes potencias, más allá del resultado final, indica una gran evolución en el fútbol mexicano. Eso va de la mano con la aparición de muy buenos futbolistas, de los que ya tienen un largo recorrido y de los que vienen apareciendo. Lo primero que revisa un entrenador es la seriedad, el respeto y, lo más importante: los futbolistas para hacer un gran trabajo. Todas fueron respuestas positivas".

Toluca es el equipo que más argentinos tiene (8) y, además, el entrenador es de nuestro país, Hernán Cristante. Los ocho: Jonathan Maidana, el último; Fernando Tobio, Santiago García, Pablo Barrientos, Federico Mancuello, Alexis Canelo, Enrique Triverio y Emmanuel Gigliotti

Martino piensa como Boselli: en la liga doméstica sobra el talento sin protección. El análisis excede el marco teórico del equipo nacional; apunta al torneo, compuesto por 18 conjuntos y cada día más competitivo. "La técnica individual que tiene el futbolista mexicano está fuera de toda discusión; contar con una capacidad individual es un capital muy importante. Hay una buena mezcla entre jugadores del fútbol europeo, de la MLS y, claro, de la liga local", cuenta el DT.

Meza, en su llegada a suelo mexicano
Meza, en su llegada a suelo mexicano Fuente: Archivo - Crédito: Prensa Rayados de Monterrey

Gigliotti se mete en el análisis, mientras se adapta a los 2667 metros sobre el nivel del mar. "Primero, necesito un período de adaptación, pero estoy bien físicamente. Acá hay mucha altura… me llevará mi tiempito. Es la única diferencia comparada con la Argentina. En mi país no se ve tanto el fútbol mexicano como otras ligas, fundamentalmente las europeas. Tal vez es un error que tenemos los argentinos de soslayar y pensar que nuestra liga es la mejor de todas. Este es un fútbol que cada día está creciendo más, con muchos buenos jugadores nacionales y mejores extranjeros. Es un fútbol muy dinámico. Es una liga fuerte", cuenta.

Monterrey es el segundo equipo con más jugadores nacidos en nuestro país: 6. La mayoría, ex River. Marcelo Barovero, Leonel Vangioni, Nicolás Sánchez, José María Basanta, Maximiliano Meza y Rogelio Funes Mori

Su pensamiento se centra en el área. Aunque vuela más allá. "Estoy contento de llegar a México. Acá suele haber muchas situaciones de gol y eso para un delantero es muy importante, me gusta mucho. Es una liga que crece en todos los aspectos", se sorprende. Para Meza también resulta un salto de calidad. Y sin urgencias desmedidas. "Estaba cómodo en Independiente; sentí que ahora es el momento para seguir creciendo y sumar nuevos objetivos. Sé por las cosas que me fueron a buscar, por mi juego. Trataré de dar el máximo para el equipo, tranquilo y sin presión", acepta. "Las expectativas son grandes, vengo a un club importante", reflexiona, convencido de que dio un paso adelante en su trayectoria. Que el impulso no es solo económico.

Hay otros casos. Gustavo Bou actuó pocos minutos en Racing y volvió a Tijuana. Javier Correa, un goleador de Colón, pasó a Santos Laguna en 4 millones de dólares. Junior Benítez dejó Argentinos y juega en San Luis, en el ascenso. Facundo Barceló pasó de Patronato a Atlas. Nahuel Bustos abandonó Talleres y ya debutó en Pachuca. El último es Nicolás Navarro, que a los 33 aterriza en Querétaro a préstamo, sin lugar en San Lorenzo. México los seduce.

En los 18 equipos que disputan el Clausura hay 50 argentinos. Y solo dos entrenadores: Rolando Hernán Cristante, de 49 años, es el DT de Toluca; fue arquero y en la liga mexicana tiene el récord de mayor tiempo sin recibir un gol, con 772 minutos. Y está Ángel Guillermo Hoyos, que dirige a Atlas; fue enganche y tuvo un paso por Boca (1986-1989), entre otros equipos

Se ganó un lugar: jugó 20 minutos y festejó en el final

Monterrey empataba anoche en un gol con Querétaro, con un jugador menos; había sido expulsado Leonel Vangioni. Faltaban 20 minutos e ingresó Maximiliano Meza, que en el adicional marcó el golazo del 2-1. En casi todas las fechas de la Liga MX hay tantos de origen argentino. Anteayer, Javier Correa, exfutbolista de Instituto, Ferro, Rosario Central, Godoy Cruz y Colón, y reciente incorporación de Santos Laguna, marcó el del 1-1 frente a Puebla.

Ni Boca ni el Ciclón ni el Rojo: Toluca

Federico Mancuello en un caso diferente: llega desde otro lugar. Tras dos años en Flamengo y uno en Cruzeiro, fue pretendido por Boca, Independiente y San Lorenzo. "Es un orgullo que Boca me quiera", dijo. Es fanático del Rojo y su mejor versión se dio con Jorge Almirón, hoy en el Ciclón. Los tres grandes perdieron contra... Toluca.

El más reciente: un arquero veterano

Era el arquero titular de San Lorenzo, que afrontará este año la Copa Libertadores, además de algunos desafíos domésticos. Sin embargo, con la certeza de que Jorge Almirón se inclina por Fernando Monetti –reciente adquisición y del gusto del DT, ya que suele salir jugando con los pies–, Nicolás Navarro aceptó un ofrecimiento de Querétaro. De 33 años, jugará en préstamo por una temporada en uno de los equipos más humildes del medio mexicano. Sebastián Torrico, otro experimentado, de 38, al final se queda en el Ciclón y será el suplente de Monetti. Con altos y bajos, Navarro fue el guardavalla titular durante el último año y medio.

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.