Drama y angustia en Santa Fe

El jugador Migliónico sufrió una conmoción cerebral; corrió peligro de muerte y está delicado; el cotejo se suspendió
(0)
26 de agosto de 2001  

SANTA FE.- El ambiente festivo y eufórico se evaporó en unos minutos por una desgracia impensada e involuntaria. La efervescencia que se vivía en un estadio completo por 32.000 personas, orgullosas de las remodelaciones y ampliaciones que anoche tenían su estreno, derivó en la angustia lógica que se siente cuando una vida entra en riesgo. El fútbol le dio paso al dramatismo por un accidente que escapó a cualquier premeditación, pero que le provocó al delantero local Gabriel Migliónico una fuerte conmoción cerebral.

Anoche, los médicos Eduardo Vega (Colón) y Alejandro Musacchio (neurocirujano del sanatorio Santa Fe) dieron este parte médico: "El jugador corrió peligro de muerte, no lo podemos ocultar. Sufrió una conmoción cerebral con pérdida del conocimiento. Creería que está fuera de peligro, pero estará 36 horas en observación".

Iban 11 minutos del primer tiempo cuando Colón se puso en ventaja y le siguió un festejo efímero porque desde adentro de la cancha empezaron a llegar señales de alarma y desesperación. En la acción, Gabriel Migliónico, delantero del equipo local, fue a buscar un centro de Delgado y alcanzó a cabecear al gol, de perfil al arco visitante, sin poder evitar el choque con el arquero Velázquez, que en su salida para rechazar terminó golpeándolo en el rostro. Migliónico, que no vio venir al guardavallas, cayó pesadamente de espalda y golpeó su cabeza contra el piso.

Quedó tendido inmóvil, ante la preocupación creciente de los jugadores que se acercaban; algunos de ellos se sacaron las camisetas para agitarlas y ventilarlo. Ingresaron de inmediato los auxiliares para trasladarlo con una camilla. A todos los jugadores se los veía impresionados; era muy evidente la aflicción de Martens, capitán visitante; Claudio Graf no podía contener el llanto.

Ingresado en el vestuario, con una multitud que sólo murmuraba preocupación, ambos equipos permanecieron en el campo en medio de la incertidumbre. Se esperaban noticias para determinar si el partido continuaba o no, mientras los rostros de todos, futbolistas, árbitros y cuerpos técnicos, demostraban que lo que menos importaba era el encuentro.

Conmovido, el paraguayo Velázquez comentó dentro de la cancha: "Fue algo involuntario. El golpe fue tan duro que hasta me dolió la mano, pero no sé en qué parte de la cara le pegué".

"Esto es una pesadilla", dijo el DT Jorge Fossati, que no recibió noticias tranquilizadoras desde el vestuario. Luego de una interrupción de 18 minutos, el juez Oscar Sequeira, en coincidencia con ambos equipos, decidió suspender el cotejo. Una medida lógica y oportuna. "No se podía seguir así; los dos equipos estaban muy afectados. Utilizamos el sentido común", expresó Sequeira.

En declaraciones radiales, Julio Grondona también apoyó la decisión de no continuar.

Migliónico, inconsciente, fue trasladado primero al hospital José María Cullen, donde ingresó con un fuerte traumatismo cervical-craneano; se le practicó una tomografía computada que no arrojó resultados negativos. Allí lo estabilizaron hemodinámicamente. Miguel Bravo, médico del servicio de emergencias que contrata Colón, expresó: "La evolución fue buena. Lo interrogué para ver su estado de conciencia y está ubicado en tiempo y espacio, lo cual es un signo muy bueno. Habrá que hacer un estudio sobre todos los huesos de la cara". Para un seguimiento más completo fue llevado al sanatorio Santa Fe, donde a partir de las 22.30 empezaron a llegar compañeros y allegados de Colón.

Migliónico tiene 23 años, nació en la Capital Federal el 20 de enero de 1978, pero desde chico se radicó con su familia en el barrio Maroñas, de Montevideo. Se hizo ciudadano uruguayo; integró el Sub 20 que participó en el Sudamericano de La Serena Ô97, ganado por la Argentina; no fue al Mundial de Malasia por una lesión lumbar. Actuó en Danubio (de allí lo conoce Fossati) y Fénix, desde donde llegó en préstamo a Colón hace apenas un mes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.