El juego mental. Cómo maneja la ansiedad Racing en la antesala de un nuevo título

Eduardo Coudet, con la misión de controlar la ansiedad de todo Racing
Eduardo Coudet, con la misión de controlar la ansiedad de todo Racing Fuente: AFP
Nicolás Zuberman
(0)
31 de marzo de 2019  • 09:18

La localidad bonaerense de Victoria, con unos 40 mil habitantes en el norte del conurbano, se transformará esta tarde, desde las 18, en una especie de purgatorio futbolero: para Racing puede ser el cielo si se dan los resultados que lo transformen en campeón, mientras que para Tigre puede ser el infierno si una derrota lo deja en las puertas del descenso. Todo eso estará en juego en el estadio José Dellagiovanna, donde se espera una multitud de hinchas locales y también se especula con que habrá algunos infiltrados, fanáticos de la Academia que no podrán contener su ansiedad y que también estarán presentes en la cancha.

Cuatro años, tres meses y 17 días tuvo que esperar Racing para volver a estar match point, a un triunfo de dar la vuelta olímpica. En el tiempo transcurrido desde el 14 de diciembre de 2014, ha tenido partidos definitorios, cruciales: llaves de Copa Libertadores, una final de liguilla Pre Libertadores nada menos que ante Independiente, duelos importantes donde puso en juego un objetivo y ahora lleva el desgaste de 210 días defendiendo la punta. Pero nunca tuvo tantas fichas desparramadas en el paño.

Ni para el entrenador Eduardo Coudet ni para este grupo de futbolistas es un detalle lo que estará en juego. Las dos duras derrotas ante River, en el Monumental, y la caída ante Colón, en la última fecha de la temporada pasada, fueron marcas profundas para el grupo. Heridas que comenzaron a sanarse cinco semanas atrás, con la victoria ante Independiente, en el Libertadores de América, un estadio que muchas veces resultó inexpugnable para Racing. Hoy será una prueba más.

Aquella noche la Academia salió decidido a ganar el clásico ante Independiente como no se había mostrado en el Monumental. Luego se aferró a esa ventaja pese a que el rival lo superó por momentos. Algo de eso deberá verse si quiere festejar hoy ante Tigre, un equipo viene de racha, con cuatro ganados y un empate. El triunfo ante el Rojo era la materia que le faltaba rendir a este plantel que ya desde la pretemporada de enero viene preparándose para estos momentos decisivos del campeonato: la receta más repetida fue la de vivir el presente, no mirar más que el próximo partido. En el latiguillo del paso a paso que remasterizó Coudet, el de hoy puede ser el último.

"Yo me siento bien, lo voy viviendo con tranquilidad. Intento transmitir mi experiencia como jugador en estos momentos. Y creo que el estar tranquilo da sus réditos. Somos un grupo que sostiene un perfil, que nunca se exalta ni se deprime mucho e intenta sobreponerse a los problemas que se le van presentando. Alguno estará más ansioso, otro no tanto. Pero la línea la vamos a sostener hasta el final", aseguró el Chacho en la previa al cotejo con Tigre. Para el entrenador el partido de esta tarde también puede ser una revancha: como técnico de Rosario Central tuvo la posibilidad de jugar dos finales de la Copa Argentina, ante Boca y ante River, pero en ambos casos terminó en perdedor. Para el juego de hoy decidió repetir el mismo equipo que venció 1 a 0 a Belgrano, hace dos semanas. El chileno Marcelo Díaz sigue al límite desde lo muscular, no se pudo entrenar con normalidad durante la semana, y el DT prefirió hacerle un lugar en el banco de suplentes para apostar a Nery Domínguez como titular.

Más allá de ser un plantel experimentado, el ritmo del fútbol argentino y sobre todo el microclima propio de Racing, donde a veces todo parece ser más intenso, también tuvieron su peso a lo largo de estos meses. Ya en enero, Lisandro López, el capitán, avisaba cuánto pesaba la ansiedad: "no me quedan más uñas". Y en los últimos partidos como local, la tensión se sentía en el ambiente y también dentro de la cancha. "Eso es así en todos los ámbitos, no es el equipo. En este país todo se vive así. Si tardás un ratito en arrancar en un semáforo, te tocan bocina y hasta parece que tienen ganas de cag. a trompadas. Es difícil de explicar porque después estás afuera, viviendo tranquilo, y extrañás esto. La adrenalina la encontramos así, la necesito", relativizó Coudet.

Más allá de alguna presencia neutral el equipo estará solo en Victoria. Habrá un banderazo de apoyo al mediodía, en el Hotel Savoy, donde suele concentrarse Racing. Y nada más: el club emitió un comunicado para anunciar que ni el Predio Tita ni el Cilindro estarán abiertos durante la tarde de este domingo, para evitar que sus hinchas se acerquen allí a ver el partido juntos. Los dirigentes dicen que no es una cuestión de cábala o de no festejar antes de tiempo sino por seguridad. Las costumbres, contestan, se las dejamos al Chacho.

El entrenador repitió su look con gorra y campera celeste en la conferencia del viernes y esta tarde lucirá su bufanda aunque el termómetro de la tarde dominguera supere los 25 grados. Porque -más allá de la confianza- costumbres son costumbres.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.