El Leeds de Bielsa es una promesa permanente de diversión y de emociones, partidos de metegol

Marcelo Bielsa, un director técnico que dignifica la profesión.
Marcelo Bielsa, un director técnico que dignifica la profesión. Crédito: DPA
Diego Latorre
(0)
26 de septiembre de 2020  • 23:59

Emociones, diversión, atrevimiento, acción permanente... El Leeds de Marcelo Bielsa dio sus primeros pasos en la Premier League y ya ha grabado su sello frente a rivales de potencial muy diferente, como Liverpool y Fulham (este domingo se enfrenta con Sheffield United). Para el espectador neutral -y también para la industria del fútbol- el aporte es interesantísimo, y habla de un técnico que no renuncia a su forma de ver, sentir y entrenar el juego. En definitiva, que dignifica su profesión, el primer casillero que personalmente empleo para clasificar a un entrenador, más allá de su orientación futbolística.

El panorama del fútbol-juego cambió, creo que de manera definitiva. Es otra la manera de comprenderlo, de percibirlo por entrenadores que empiezan a sentirlo desde miradas más profundas. Diría que, como nunca, estamos viviendo una revolución creativa a favor del gol y de las variantes ofensivas. Las ideas se van mejorando y perfeccionando, generan otras ideas y da la sensación de que la creatividad para la audacia, al contrario de otro tipo de acciones, no tiene límites.

Nadie puede negar que Bielsa fue uno de los pioneros de esta revolución, un embajador de un tipo de juego diferente que ha servido de inspiración a muchos y que colaboró para desenmascarar una vieja falacia: la que aseguraba que sin grandes figuras no se podía desarrollar un juego atractivo. Durante mucho tiempo, el suyo fue un aporte casi solitario; hoy ya no es así. Son muchos los equipos emparentados con el concepto global de juego que propone el Leeds. Ahí están Sassuolo, Atalanta, Leipzig o Defensa y Justicia para demostrarlo, lógicamente con los matices que le imponen sus propios futbolistas.

Ahora bien, el fútbol no es una cuestión de gustos, como una milanesa o una ensalada de frutas. Existen conceptos que son indispensables para que un equipo funcione mejor. Y en ese punto, en el cual la parte estratégica adquiere importancia, es donde no coincido totalmente con la mirada de Bielsa y, respetuosamente, creo que sin darle la espalda a su propia ley debería repensar algunas cosas para ser más eficiente.

Un Bielsa auténtico, viviendo los partidos a pura adrenalina.
Un Bielsa auténtico, viviendo los partidos a pura adrenalina. Fuente: AFP

El fútbol inglés nunca fue de elaborar mucho el juego en la mitad de la cancha, pero la tendencia actual, con Guardiola o el mismo Klopp, que acaba de incorporar a un jugador como Thiago, es otra. La elaboración no debería ser una elección, sino que es una necesidad para ir desbloqueando zonas, un detalle que hoy los entrenadores priorizan aunque no ideológicamente no lo sientan, incluso dentro del vértigo de la Premier. Hay acciones de juego que no se pueden amputar. ¿Cómo se llega adelante si no se sale bien desde atrás? Desorganizar al adversario, hacerle "comprar" una distracción, es un requisito indispensable para desproteger un sector y provocar la sorpresa. Pero para eso es preciso un tiempo de cocción y este se logra a través de los pases.

Bielsa no siente la mitad de la cancha como un proceso donde el juego se detiene o se mejora, donde pueda volverse hacia atrás para desacelerar y despejar el panorama. En ese sentido marca una diferencia nada menor respecto a los grandes mentores que ha tenido el fútbol mundial. Su obstinación es poner mucha gente por delante de la línea de la pelota y atacar en cada momento, pero en el fútbol la velocidad no es lineal, ni recta, ni desbocada. Se puede ser veloz con un control, una pausa, un freno. Las jugadas necesitan maduración y el espacio no siempre aparece sólo con pases hacia adelante. El tercer gol del propio Leeds al Liverpool, una pelota cruzada sobre la derecha para que después un jugador llegue libre al área, sintetiza lo que es el factor sorpresa y aprovechar el beneficio del espacio y el tiempo.

La consecuencia de plantear el juego como lo hace el Leeds es que el equipo queda desbalanceado, no llega a protegerse ante algunas respuestas del rival, y para competir en el primer nivel hacen falta equilibrio, compensaciones y, sobre todo, manejo de ritmos. Existen principios que son básicos: la gente que uno pone en ataque no la tiene para defender -es la vieja "manta corta"-, y si bien para atacar es mejor llegar que estar, para defender es mejor estar que llegar. También hay reglas muy simples: si se defiende en pocos metros o presionando en campo rival y las ayudas de los compañeros no están cerca, el campo se hace enorme y las ventajas que tendrá el rival pueden ser muchas.

El modelo Bielsa propone un fútbol audaz.
El modelo Bielsa propone un fútbol audaz. Fuente: Reuters

Lo hecho por Bielsa resulta admirable. Llegar hasta donde ha llegado sin jugadores rutilantes y ganarse la aceptación y el respeto, incluso sin saber hablar en inglés, es tremendamente meritorio, y en ello también influyen sus comportamientos y sus valores.

Por ahora, su Leeds ha ofrecido partidos de metegol. En ellos, la suerte que corre un equipo pasa a depender del menú del día, de la mayor o menor pegada que se tenga y de la jerarquía de los jugadores. Jugar así le alcanzará para superar a muchos rivales, pero también tendrá dificultades cuando las resoluciones individuales de sus hombres sean peores que las de sus adversarios o ante los grandes de la Premier. Los neutrales, mientras tanto, tendremos garantizada la diversión.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.