El torneo en el que los arqueros quedaron expuestos: obligados a jugar cada vez mejor con los pies